sábado, 24 de junio de 2017

Siguen decepcionándonos…

Con una actitud mezquina y apática desde el minuto inicial, Huracán se dejó derrotar por un Lanús, que a pesar de casi no quererlo, en el segundo tiempo hizo lo necesario para ganar el juego y liquidarlo. Con actuaciones individuales rayanas en lo vergonzoso, Huracán deberá sufrir hasta la última jornada para conocer si su destino continúa en la primera división.




Síntesis


Jueves 22 de junio de 2017

Primera División – Fecha 29

Jugado en: Estadio Néstor Díaz Pérez – Lanús – Pcia. de Buenos Aires


Lanús 2 – 0 Huracán


Goles:

25 2T 1-0: José Sand (L) de penal, por falta de Díaz a Acosta en el área.

45 2T 2-0: Germán Denis (L) con toque sobre la línea con valla vacía, tras una escapada de Acosta, que llega al fondo y anticipa a Díaz, sacando un centro paralelo a la línea de fondo.


Árbitro: Patricio Loustau (bien)

Amonestados: Herrera, Marcone (L) / Compagnucci, Fritzler, Mancinelli, Villalba (H)

Expulsado: 40 2T Marcelino Moreno (L)


Lanús: Esteban Andrada; Gabriel Carrasco, Marcelo Herrera, Diego Braghieri, Nicolás Pasquini; Alejandro Silva, Iván Marcone, Román Martínez; Lautaro Acosta, José Sand, Marcelino Moreno. DT: Jorge Almirón.


Huracán: Marcos Díaz; Nicolás Romat, Martín Nervo, Federico Mancinelli, Lucas Villalba; Lucio Compagnucci, Matías Fritzler, Mariano González; Alejandro Romero Gamarra, Diego Mendoza, Ignacio Pussetto. DT: Juan Azconzábal.


Cambios: 17 2T Julio Angulo por González y Norberto Briasco por Mendoza (H) / 27 2T Marcos Aguirre por Carrasco (L) / 28 2T Rolando García Guerreño por Braghieri (L) / 36 2T Germán Denis por Sand (L) / 42 2T Patricio Toranzo por Compagnucci (H).


Figura del partido: Lautaro Acosta (L)

Figura de Huracán: Matías Fritzler



Todo hacía prever, que laa necesitar cada uno un punto para asegurar sus pretensiones, la cosa iba hacia un tácito acuerdo. De hecho, el trámite del juego demostraba eso. Lanús, con un conjunto que desde su orden e individualidades es muy superior a este actual Huracán, era quien dominaba el juego desde todo punto de vista, asumiendo el Globo el rol de mero espectador, pero lo que parecían sus intenciones, se diluían al llegar al área, casi sin crear peligro.

El partido no merece casi otra explicación, salvo hasta el minuto 24, cuando Lautaro Acosta se mete hasta casi el área chica, y en un desplazamiento “tonto”, Marcos Díaz le comete un innecesario y claro penal, que José Sand, con una calidad y experiencia insoslayable, lo cambió fácil por gol.

Allí todos nos dimos cuenta, que por más que Huracán fuera en busca del empate, eso nunca iba a pasar. Porque sencillamente no tenía, ni tiene con qué. La liviandad en ofensiva es exasperante. Romero Gamarra funciona a cuenta gotas y pareciera que su talento expira. Pussetto es inexplicable hasta para sus compañeros; y Diego Mendoza…., es Mendoza. En el medio, sólo Fritzler parece entender como es la cosa, con un Compagnucci que expone la cuota de esfuerzo. En defensa, los laterales son un compendio de errores y los centrales, una apatía formidable. Incluso en este juego se sumó, la peor versión de Marcos Díaz, que regaló en el final un segundo gol a Lanús, cuando al salir lejos de su arco se dejó “primerear” por Acosta, y Denis se encontró con un obsequio que entregar en el arco de Huracán.

Ya creo que si agrego adjetivos, la cosa se pone aburrida y redundante.

Lanús ganó justificadamente y sin quererlo a un Huracán que dejó que su chance pase sin siquiera intentarlo. Ahora queda una última, la del final, aquella en la que no se puede fallar.


Para que todo quede más claro, dejo la crónica de Nicolás Ziccardi de Soy Quemero.

Estrellados

Huracán perdió dos a cero en su visita a Lanús, sigue necesitando un punto para seguir en Primera y volvió a construir una actuación cargada de insólitos errores. El Globo volvió a ser un equipo modestísimo, súper vulnerable ante el primer cambio de ritmo rival. Con el prestigio por el piso, los jugadores destruyen lo que ellos mismos construyeron y la primavera de estrellas y logros internacionales ya no es excusa para sostener este nefasto presente.

Después de ver todos los partidos de la fecha esperando que alguien más haga el trabajo por nosotros, Huracán saltó al campo de juego del Estadio Ciudad de Lanús con la obligación de no perder para asegurar matemáticamente su permanencia en la categoría. Azconzábal proponía un equipo que en el papel se veía vertical, pero que en la práctica resulto un amarrete 4-5-1 con Pussetto y Romero Gamarra clavados en posición de volantes. Mariano González era el único encargado de sostener la pelota y Diego Mendoza boyaba lejísimos de la línea media.

El primer cuarto de hora fue un monologo Granate, el local tocaba la pelota sin apuro ante un Huracán decididamente en campo propio. Hubo peligro en nuestra área, controlado por Marcos Díaz. Recién pasada la media hora de juego el Globo asomó la cabeza, un desborde de Nacho Pussetto por izquierda encontró la solitaria aparición de González, quien lanzó un vergonzoso disparo dentro del área. El propio Mariano tendría la segunda, armándose una gran jugada personal para darse vuelta y rematar apenitas encima del travesaño.

La etapa inicial concluyó con un trámite más parejo, la sensación que reinaba en el estadio pasaba por entender que a ambos equipos les servía el empate. A su vez estaba claro que romper el cero dependía exclusivamente de lo que pudiera hacer el conjunto local.
Ya en el complemento Lanús apretó de arranque y quedó varias veces en posición de gol, Fritzler salvó un tiro de Acosta con Díaz ya vencido y zafamos con un fuera de juego que anuló la conquista de Sand. Huracán le sumaba cansancio a su apatía y el entrenador movía el banco con Angulo por Mariano y Briasco en lugar de Mendoza. Las modificaciones no llegaron a surtir efecto, puesto que a la media hora Marcos Díaz bajó a Acosta tras su nueva penetración. Marcos impacta con todo su cuerpo los pies del delantero, es aparatoso y también algo irresponsable. Loustau no dudó en cobrar y el propio Sand cambió por gol, lanzando la pelota bien lejos de Díaz.

Huracán salió con todo tras la desigualdad, Angulo desbordó por derecha y Matías Fritzler ejecutó una gran chilena en el área que Herrera casi transforma en autogol. Lanús perdía el segundo increíblemente con Sand mano a mano. El Globo no encontró jamás los caminos para lastimar, y aunque volvió a hacer gala de su nulo poderío ofensivo dejaba la sensación que el empate podía llegar a caer. Lo tuvo Federico Mancinelli, en posición de nueve, con un gran cabezazo que Esteban Andrada salvó volando sobre su derecha.

Los minutos finales pudieron ser de puro nervio, más allá del manotazo de ahogado del entrenador poniendo a Toranzo un puñado de minutos, pero Marcos Díaz durmió insólitamente con una salida en falso. Acosta llegó hasta el fondo y metió la pelota al centro, Denis empujó sobre la línea decretando el dos a cero definitivo.

Perdió Huracán cuando solo necesitaba empatar, y la tensión de la temporada volverá a resolverse en la Fecha 30 de un torneo extra largo. El equipo fue un resumen de su campaña, apatía en cada línea, referentes en pobre nivel, nula capacidad ofensiva y tanto planteos como recambio mediocre. Dirigentes, jugadores y cada uno de los entrenadores que pasaron tienen su cuota de responsabilidad para mantenernos en esta pesadilla.

Se repiten líneas en el final de esta crónica: Sálvennos y váyanse.


jueves, 22 de junio de 2017

Uno más y no jodemos más

Llegó el día del partido ante Lanús, a dos fechas del final del torneo, y a Huracán le falta un punto para sostener su presencia en la categoría. Pero más allá de eso, bueno sería que el equipo aproveche estas dos jornadas, mejore en algo su imagen y sume la mayor cantidad posible. El rival en la tarde de jueves no es sencillo, pero al menos, el quemero común, pretende que aflore un poco de amor propio, y que el final del torneo nos deje un mejor sabor. Televisa TV Pública.




Jueves 22 de junio– 17.10 horas
Estadio Néstor Díaz Pérez – Lanús – Pcia. de Buenos Aires
Primera División 2016/2017 – Fecha 29
Árbitro: Patricio Loustau



Azconzábal ya ha decidido dos modificaciones con vistas al juego en el sur del conurbano. Estas serían las reapariciones en el once inicial de Nicolás Romat y Lucio Compagnucci, en lugar de Carlos Araujo y Mauro Bogado que volverán a ocupar un lugar entre los suplentes. Además, mantiene una duda, y es la inclusión o no de Mariano González en el equipo, lo que dejaría fuera a Diego Mendoza o Norberto Briasco. Entre estos tres jugadores, se decidirá quien ocupa el lugar. Del resto del plantel, sólo cabe destacar que Federico Mancinelli fue exigido en una prueba física, respondiendo de buena forma, por lo que será titular ante el granate, pero quien queda fuera por lesión de los convocados, es Daniel Montenegro, pero recuperando luego de su lesión a Julio Angulo e incorporando a Patricio Toranzo.

El once titular sería: Marcos Díaz; Nicolás Romat, Martín Nervo, Federico Mancinelli, Lucas Villalba; Lucio Compagnucci, Matías Fritzler, Mariano González; Ignacio Pussetto, Norberto Briasco, Alejandro Romero Gamarra. Los suplentes serán: Gonzalo Marinelli, Fernando Cosciuc, Carlos Araujo, Mauro Bogado, Patricio Toranzo, Julio Angulo y Diego Mendoza.



Lanús, con Jorge Almirón a la cabeza, acumula cinco victorias en sus últimas siete presentaciones y trae cuatro juegos seguidos sin perder, recibiendo muy pocos goles en contra. Se ubica en el 10mo lugar de las posiciones y si bien perdió la chance de lograr un puesto de Copa Libertadores, sólo requiere de un punto, para asegurarse un lugar en la edición 2018 de la Copa Sudamericana. Para el juego ante Huracán, el DT podrá mantener en su puesto, aunque esté suspendido al zaguero Marcelo Herrera, utilizando el artículo 225 en lugar de José Luis Gómez, lesionado en la gira de la selección nacional; y se especula que realizará dos variantes: la vuelta de Iván Marcone en lugar de Pelletieri, y el ingreso de Gabriel Carrasco, que jugará de lateral derecho, por Nicolás Aguirre, lo que hará que Alejandro Silva pase a la mitad de la cancha. Los titulares serían: Esteban Andrada; Gabriel Carrasco, Marcelo Herrera, Diego Braghieri, Nicolás Pasquini; Alejandro Silva, Iván Marcone, Román Martínez; Lautaro Acosta, José Sand, Marcelino Moreno. Serán suplentes: Nicolás Avellaneda, Rolando García Guerreño, Marcos Pinto, Nicolás Aguirre, Leandro Maciel, Matías Sánchez y Germán Denis.



En total dentro del historial ante Lanús, se observan 126 encuentros disputados, desde el torneo de la Asociación Argentina de Football en 1920 hasta ahora. 115 de ellos fueron en primera división (6 en la era amateur y 109 en la profesional), 10 por torneos de ascenso y uno por la Copa Consuelo Beccar Varela de 1933. En la general, se registran 60 victorias, 41 derrotas y 25 empates, con 234 tantos anotados y 180 recibidos. En condición de visitante, se disputaron 61 de ellos, con 20 triunfos, 29 perdidos y 12 empates, con 86 goles quemeros y 104 granates.

Si bien de los últimos 20 encuentros ante Lanús, Huracán sólo venció en 3, el último encuentro disputado en la general, y en condición de visitante fue victoria del Globo por 3 a 1, el 22 de mayo de 2016 por la fecha 16 (última) del torneo de Transición de ese año de primera división, con un gran gol de Mauro Bogado y doblete de Ramón Ábila, sus últimos dos en el club.

El inmenso Herminio Masantonio con 20 goles, fue quien más veces anotó a este rival. Luego Emilio Baldonedo 12 veces y Antonio Lamas con 8, quien les hizo 4 en un solo partido, en 1935 (en un 6 a 0).



En 22 de junio

Jugados: 9
Ganados: 6
Empatados: 2
Perdidos: 1


Último antecedente: 2011 – Neutral (Boca Jrs) – derrota 0-2 ante Gimnasia La Plata por el desempate por el descenso.

Es muy particular el historial de Huracán en 22 de junio. Sólo perdió el último partido, el mencionado e importante match ante Gimnasia, y ganó en fila, los 6 primeros que disputó. Por ende, lleva 3 encuentros (dos empates y “la” derrota) sin ganar en esta fecha, cosa que sucedió por última vez en 1969 y justamente en un clásico ante San Lorenzo por 3 a 1.



Árbitro

Patricio Loustau ya ha arbitrado a Huracán en 10 oportunidades, de los cuales 4 fueron victorias, 2 derrotas y 4 empates. El último fue por la fecha 10 del torneo de Transición 2016 de Primera División, el 9 de abril, en el triunfo como local por 4 a 3 ante San Martín de San Juan.


La victoria, los puntos necesarios y casi nada más

Nuevamente Huracán jugó mal. Pero esta vez, a diferencia de otras oportunidades, no perdió. De hecho, gracias a un gol en el primer tiempo del “oportuno” Kaku Romero Gamarra, el Globo se llevó los tres puntos en un partido feo, chato, que debió haber terminado en empate si no fuera por la buena labor de Marcos Díaz y la falta de puntería de Unión. Triunfo fundamental, aunque aún queda tarea por completar, para mantener la categoría.




Síntesis


Viernes 16 de junio de 2017

Primera División – Fecha 28

Jugado en: Estadio Tomás Ducó – Ciudad Autónoma  de Buenos Aires


Huracán 1 – 0 Unión (Santa fe)


Gol:

29 1T 1-0: Alejandro Romero Gamarra (H) con un remate de volea, rasante al segundo palo del arco rival, desde la medialuna del área, por una pelota suelta tras un rebote en el área.


Árbitro: Juan Pablo Pompei (horrible)

Amonestados: Villalba, Pussetto, Mendoza (H) / Erramuspe, Pittón (U)


Huracán: Marcos Díaz; Carlos Araujo, Martín Nervo, Federico Mancinelli, Lucas Villalba; Matías Fritzler, Mauro Bogado; Norberto Briasco, Alejandro Romero Gamarra, Ignacio Pussetto; Diego Mendoza. DT: Juan Azconzábal.

Unión (Santa Fe): Matías Castro; Brian Blasi, Rodrigo Erramuspe, Leonardo Sánchez, Nahuel Zárate; Diego Villar, Nelson Acevedo, Santiago Magallán; Guido Vadalá, Franco Soldano, Lucas Gamba. DT: Pablo Marini


Cambios: 42 1T Mauro Cejas por Vadalá (U) / 0 2T Mauro Pittón por Sánchez (U) / 13 2T Federico Anselmo por Magallán (U) y Lucio Compagnucci por Bogado (H) / 21 2T Daniel Montenegro por Mendoza (H) / 43 2T Mariano González por Montenegro (H)


Figura del partido: Marcos Díaz



¡Qué poquito hizo Huracán en este torneo!. La clara muestra de todo esto, es lograr vencer a Unión, un conjunto mediocre, por la mínima diferencia, pero pidiendo por favor que el partido termine, cuando el rival apremiaba y buscaba el empate. Tdos los cambios que Azconzábal intentó en su equipo, en cuanto a nombres de poco han servido. Esta vez, incluyó a Bogado para acompañar a Fritzler, y mantuvo a los cuatro hombres en ofensiva que tuvo en el partido anterior. La modificación que en algo sirvió, fue la vuelta de Federico Mancinelli, que aún no recuperado totalmente de su lesión y arriesgando su físico, se hizo presente y sin ser nada del otro mundo, cumplió. Bogado en tanto, sigue siendo el mismo que desde hace meses, y rápido en el segundo tiempo fue sustituido.

Cuando el juego era parejo, y Huracán mostraba inquietudes para llegar al arco rival, llegó la jugada que le dio el triunfo final, a los treinta de esa primera parte. Bogado en la banda derecha, logró despegarse de una marca y generó un centro, que Diego Mendoza en el punto penal, pifia casi “artísticamente” con una tijera al aire. La pelota pasa, rebota en Pussetto y deriva en la medialuna del área, donde llegaba a la carrera Alejandro Romero Gamarra, que toma la bola de sobrepique, con su pierna inhábil, la derecha, de forma rasante y con fuerte remate, la cruza al segundo palo y deja sin nada que hacer en su estirada a Matías Castro. Uno a cero y casi nada más. Un par de llegadas, como en el segundo tiempo, un mano a mano que Mendoza falla ante el golero visitante, y Huracán nublado. Dejó que Unión tome el control del juego, y dejó que las manos de Marcos Díaz y la ineficacia de la visita hagan el resto.

A dos fechas de finalizar el campeonato, todavía quedan puntos por sumar, la categoría no está salvada y la campaña es un asco. Nada más que agregar.

Sólo dejo la crónica del gran Nicolás Ziccardi de Soy Quemero, que da detalle, no sé cómo lo hace, de este muy feo partido de fútbol.



La dicha no es una cosa alegre

Huracán, casi al trote, venció por la mínima al débil Unión consiguiendo una victoria fundamental para alimentar la esperanza de mantener la categoría. El Globo hizo un partido muy malo, apenas logró abrir el marcador ante la permeable defensa visitante y no perdió puntos solamente por las iluminadas intervenciones de Díaz, sumada a la imprecisión Tatengue. Romero Gamarra aportó el gol de un triunfo que mantiene dudas en el cierre de una temporada nefasta.

Dos mercados de pases insólitos, la baja considerable de varios niveles individuales y una línea de juego poco clara por parte de cuatro entrenadores diferentes resultó un cóctel nocivo para Huracán, quien a tres fechas de finalizar la temporada se jugaba ante Unión un partido decisivo para no perder la categoría. Azconzábal, fiel al estilo que mostró en nuestro club, armaba un equipo curioso con la vuelta de Mauro Bogado junto a Fritzler y Romero Gamarra con Pussetto volanteando por las líneas. Briasco y Mendoza los atacantes.

Unión, que llegaba a Parque Patricios sin objetivos a corto plazo, se presentaba como un equipo fácil de doblegar en su última línea. El Globo tardó poco en encontrar huecos muy marcados en terreno rival, sin embargo no logró aprovecharlos, como cuando Romero Gamarra se fue solito al área rival para definir muy mal de zurda. Enseguida Bogado armó una jugada por derecha que Matías Fritzler culminó en la medialuna con gran derechazo que el debutante en el torneo Castro mandó al córner.

Eso fue todo para Huracán en el inicio del cotejo, podemos sumar una ocasión increíblemente desperdiciada por Martín Nervo, quien tras recibir el perfecto centro decidió cabecear al punto penal en lugar de apuntar al arco, que se encontraba frente a sus narices. El Tate, con muy poquito, encontraba espacios a espaldas de Araujo y Villalba pero no pasó del remate que Gamba estrelló en la pared lateral externa del arco defendido por Marcos Díaz. Llegaban noticias de San Juan, donde el triunfo de Temperley nos metía, momentáneamente y por segunda vez en la temporada, en zona de descenso.

A la media hora el Globo encontraría el gol, Araujo habilitó un nuevo desprendimiento de Bogado por banda derecha que culminó en centro al punto penal. Mendoza pifia su intento de chilena, Pussetto amortigua dejando la pelota servida a Alejandro Romero Gamarra, quien con un buen derechazo al primer palo vence la resistencia de Matías Castro marcando la necesaria conquista. El grito de gol de Kaku fue la expresión más sincera que manifestó el equipo durante todo el partido.

Enseguida quedamos de cara al segundo, Diego Mendoza recupera la pelota tras una mala salida rival en mitad de cancha. El delantero llega con tiempo y comodidad al área para reventar el pecho del arquero Castro despilfarrando un mano a mano demasiado claro.A partir de ese momento Huracán se anuló.

Ya en el complemento un tiro libre desviado de Villalba sería lo único en mucho tiempo para el Globo, que insólitamente perdió terreno y eligió cederle la pelota al rival. Huracán jugó la segunda parte como un equipo nervioso, inexperto, que en ningún momento contagió la idea de estar disputando una verdadera final. Unión, casi con vergüenza, empezó a atacar y no marcó gol solo por Marcos Díaz, quien tapó dos pelotas bárbaras que tenían destino de red.

Compagnucci reemplazó a un Bogado que ya daba todos los pases a los contrarios, mientras que Montenegro entró por Mendoza, cuando Briasco hacía más méritos para dejar el campo de juego. La gente alentó empujando al equipo, entendiendo (con toda razón) que sus gritos podían ser más decisivos que la ya pésima actuación del Globo. El 80% de los saque de arco resultaron fuera del campo de juego, prácticamente todos los balones parados terminaron en manos de Castro e incluso dos laterales propios terminaron con la directa posesión de los rivales.

Huracán hizo un complemento de terror, pudo liquidar con una jugada del ingresado Mariano González que no logró meter Compagnucci y no terminó la fecha en zona de descenso directo solamente porque Rodrigo Erramuspe cabeceó solito afuera tras un córner en el minuto 94.

Final, y lo que merecía ser una lluvia de silbidos para el plantel que hizo un partido pésimo en este momento decisivo decantó en el justo desahogo del Pueblo Quemero. El público aplaudió la victoria y alentó solo por amor a los colores, los mismos que estaremos la próxima temporada cuando muchas de estas figuras dejen la institución. Ojalá sea en Primera.

Quedan seis puntos, hoy los necesitamos todos para no depender de nadie más. Pero si se dan algunos resultados de aquí al lunes, solo precisaremos tres. Se viene el duro Lanús, rival que en un nivel medio tiene las herramientas para golear al Huracán que vimos ayer en el Ducó. Ojalá aparezca motivación (dinero, prestigio, vergüenza, orgullo, amor por la camiseta o lo que sea) para dejar todo en un compromiso que puede despertarnos definitivamente de esta pesadilla.


viernes, 16 de junio de 2017

Que todos se enteren que hay que ganar

La jornada pasada, había una final, y se tiró por la borda. Hoy hay otra, ahora mucho más acuciante, y no queda margen de acción. Lo más importante pasa por que el plantel y cuerpo técnico (y dirigentes) se concienticen y aflore el amor propio, para que las pequeñas dosis de fútbol que se observaron en los últimos juegos sean concretas y afloren ante Unión, un rival que llega a Buenos Aires sólo pensando en sumar para no pasar sobresaltos el próximo torneo. Televisa TV Pública.





Viernes 16 de junio– 19 horas
Estadio Tomás A. Ducó – C.A.B.A.
Primera División 2016/2017 – Fecha 28
Árbitro: Juan Pablo Pompei



La principal novedad para el juego ante Unión, pasa por la reaparición tras su lesión de Federico Mancinelli, que jugará nuevamente en la zaga del Globo por la suspensión de Nicolás Romat, pasando Araujo a marcar el lateral derecho. Azconzábal además, mantiene la duda en la mitad de la cancha, ya que tanto Lucio Compagnucci como Mariano González no están 100% en lo físico, por lo que Mauro Bogado cuenta con chances de acompañar a Fritzler en la contención de la mitad de la cancha. Miestras tanto en ofensiva, está casi confirmado que Romero Gamarra, Pussetto, Briasco y Mendoza continuarán en sus puestos. En tanto que de la lista de convocados, la única novedad es la inclusión por primera vez de Pablo Barboza, mediapunta de la categoría 1996, que venía con buenas actuaciones en la reserva.

El once titular sería: Marcos Díaz; Carlos Araujo, Martín Nervo, Federico Mancinelli, Lucas Villalba; Mauro Bogado, Matías Fritzler; Ignacio Pussetto, Alejandro Romero Gamarra, Norberto Briasco; Diego Mendoza. Los suplentes serán: Gonzalo Marinelli, Fernando Cosciuc, Lucio Compagnucci, Daniel Montenegro, Mariano González, Pablo Barboza y Lucas Chacana.



Unión de Santa Fe, lleva un andar irregular en el torneo, con 32 puntos ocupando el 19no lugar. Si bien no tiene ningún inconveniente en este torneo con el descenso, su meta es sumar lo más posible para no sufrir demasiado en el próximo. Luego de dos derrotas sucesivas, viene de vencer al encumbrado Newells, y cuenta con un nuevo DT, Pablo Marini, desde hace cinco jornadas (3 derrotas, un empate y el triunfo citado), quien en polémicas declaraciones sentenció “no quiero que Unión sea como Huracán”, haciendo referencia a la supuesta confianza que se tomó de más el Globo, y que ahora lo tiene penando. Para el juego de este viernes, sólo hará una variante, y obligada por lesión: su arquero y capitán Nereo Fernández, lesionado, deja su lugar a Matías Castro, manteniendo su esquema 4-1-4-1. Los titulares serían: Matias Castro; Brian Blasi, Rodrigo Erramuspe, Leonardo Sanchez, Nahuel Zárate; Nelson Acevedo; Lucas Gamba, Diego Villar Santiago Magallán, Guido Vadalá; Franco Soldano. Serán suplentes (salvo dos de ellos): Alan Sosa, Mauro Pitton, Martín Rivero, Manuel De Iriondo, Lucas Algozino, Nicolás Andereggen, Mauro Cejas, Diego Godoy y Federico Anselmo.



En total dentro del historial ante Unión de Santa Fe, se observan 69 encuentros disputados, desde el Metropolitano de 1969 hasta ahora. 55 de ellos fueron en primera división y 14 en la B Nacional. En la general, se registran 29 victorias, 21 derrotas y 19 empates, con 94 tantos anotados y 90 recibidos. En condición de local, se disputaron 36 de ellos, con 19 triunfos, 9 perdidos y 8 empates, con 55 goles quemeros y 39 tatengues.

Hace cuatro encuentros que Huracán no vence a Unión, con un empate, el último y tres derrotas. El último encuentro fue el 13 de mayo de 2016 por la fecha 15 del torneo de Transición 2016 de primera división, que como local fue empate 1 a 1, gol de Espinoza. En tanto que la última victoria del Globo, data del 01/06/2014, de la fecha 41 de la B Nacional 2013/2014, y fue 1 a 0, con el gol de tiro libre de Gonzalo Martínez. Mientras que para encontrar la última victoria en primera división, hay que ir hasta el 23/03/2002, como visitante por 1 a 0 con gol de Luis González; y como local, hasta el 04/11/1996, por el Apertura de ese año por 3 a 0, con dos tantos de Gabriel Lettieri y uno de Norberto Fernández.



En 16 de junio

Jugados: 9
Ganados: 3
Empatados: 3
Perdidos: 3


Último antecedente: 2007 – Visitante – derrota 1-3 ante San Martín de San Juan por la vuelta de la final por el segundo ascenso a Primera División de ese año.

Huracán lleva 5 juegos en 16 de junio que no puede ganar, todos como visitante. La última victoria en este día, data de 1946, cuando venció 2 a 1 a Ferro por la fecha 8 del torneo de ese año.



Árbitro

Juan Pablo Pompei ya ha arbitrado a Huracán en 27 oportunidades, de los cuales 7 fueron victorias, 10 derrotas y 10 empates. El último fue por la fecha 14 del torneo de Transición 2014 de la B Nacional, en el empate 2 a 2 ante Sarmiento de Junín como local.


jueves, 15 de junio de 2017

No se podía perder

Este juego no se podía perder. Y tras haber arrancado bien, poniéndose en ventaja, en un “rush” de poco más de diez minutos el rival nos liquidó y sepultó la intención de librarse rápido de la “espinosa” situación del descenso, que tras esta jornada, quedó más cerca que nunca. Huracán cayó sin atenuantes en Bahía Blanca ante Olimpo y quedó a un punto de la pérdida de la categoría, a tres jornadas del final del torneo.




Síntesis


Domingo 4 de junio de 2017

Primera División – Fecha 27

Jugado en: Estadio Roberto Carminatti – Bahía Blanca. Pcia. de Buenos Aires


Olimpo (Bahía Blanca) 3 -1 Huracán


Goles:

7 1T 0-1: Ignacio Pussetto (H) con remate cruzado de zurda al segundo palo, tras ganarle el balón en el salto a los centrales y esquivar a Pantaleone.

31 1T 1-1: Fernando Coniglio (O) de cabeza a arco vacío, tras recibir el rebote del penal que Marcos Díaz le atajó.

38 1T 2-1: Fernando Coniglio (O) de cabeza en el segundo palo, tras un centro de Caballucci que supera el esfuerzo de Díaz y ganándole a la marca de Araujo.

41 1T 3-1: Rodrigo Caballucci (O) con remate de derecha desde fuera del área, que roza en la marca de Romat y se mete por encima de Díaz que se encontraba adelantado.


Árbitro: Néstor Pitana (mal)

Amonestados: Villanueva, Villarruel, Parnisari, Gabbarini, Pizzini (O) / Fritzler, Villalba, Romat (H)

Expulsado: 39 2T Lucas Villarruel (O)


Huracán: Marcos Díaz; Nicolás Romat, Martín Nervo, Carlos Araujo, Lucas Villalba; Matías Fritzler; Mariano González, Alejandro Romero Gamarra; Norberto Briasco, Diego Mendoza, Ignacio Pussetto. DT: Juan Azconzábal.

Olimpo (Bahía Blanca): Adrián Gabbarini; Cristian Villanueva, Carlos Rodriguez, Ezequiel Parnisari, Nicolás Pantaleone; Fernando Pizzini, Lucas Villarruel, Emiliano Tellechea, Rodrigo Caballucci; Franco Troyansky, Fernando Coniglio. DT: Mario Sciaqua.


Cambios: 4 2T Daniel Montenegro por González (H) / 10 2T Lucas Chacana por Araujo (H) / 19 2T Martín Pérez Guedes por Troyansky (O) / 42 2T Jonathan Blanco por Pizzini (O) / 48 2T Nicolás Álvarez por Tellechea (O)


Incidencia: 31 1T Marcos Díaz le atajó un penal a Coniglio (O). Del rebote, el mismo jugador anotó.


Figura del partido: Rodrigo Caballucci (O)

Figura de Huracán: Matías Fritzler



Con la suerte ya echada, con el cuento ya escrito, la historia cada vez parece peor. Huracán no había arrancado mal en el juego, de hecho se había parado con la intención de controlar las acciones, presionando la salida y el mediocampo rival en cada situación del rival, y rápidamente había logrado la ventaja con un gol de Pussetto, que definió bien de forma cruzada y por bajo, tras ganarle en la dividida la pelota a la zaga rival.

Desde allí Olimpo trató de reaccionar pero era Huracán quien contaba con las mejores chances. De hecho, tras buen pase de Mariano González, Briasco se demoró demasiado en definir cuando había quedado en soledad ante Gabbarini para anotar el segundo.

Pero como Huracán es Huracán, en su mejor momento, Olimpo se encontró con la punta del ovillo para desatar un nudo que a todas luces era sencillo. En una contra, Caballucci le ganó a Romat (como cada vez que desde ahí se lo propuso), quien lo detuvo con un leve empujón cuando justo ingresaba al área. Casi tan imperceptible que es difícil considerarlo una infracción. Pitana que dispone un tiro libre en la medialuna del área, pero luego de unos instantes, se acerca a su juez de línea y empieza el dislate. Comunicados por su sistema de conversación, desde fuera del campo vaya a saber uno quien de los integrantes de la “cuaterna” arbitral, le indica a Pitana que la infracción se cometió (según todos presuponemos a sabiendas de los “fallidos” comentarios televisivos) dentro del área, por lo que cambió su decisión y sancionó penal en contra del Globo. Un par de minutos de conciliábulos y el Globo nuevamente perjudicado. Lo pateó Coniglio, Marcos Díaz adivinó la intención y se lo tapó, pero con la mala suerte que el rebote le cae en la cabeza nuevamente a Coniglio que sin dificultad manda la pelota a la red y al empate.

Allí nació la desorientación total de Huracán. A los pocos minutos, Caballucci le volvió a ganar a Romat, llegó al fondo y lanzó un centro que, en un mal cálculo Díaz no alcanzó, y que le quedó nuevamente en la cabeza a Coniglio, que tranquilo tocó al gol, tras haber anticipado a Araujo, que lo había perdido en la marca. Dos a uno y la “cabeza” de los jugadores quemeros ya estaba en otra cosa.

Por eso no extrañó que enseguida llegue el tercero y definitorio. Cabalucci controló la pelota tras un rechazo en callejón central, a unos veinte metros del arco, y despachó un remate que tras tocar en el pie de Romat, se elevó y se metió en el arco a espaldas de Díaz, que adelantado, nada pudo hacer. Tres a uno y a falta de pocos minutos para cerrar la primera etapa, ya la sensación de juego liquidado era insalvable. Todo se dio vuelta en diez minutos.

Poco importa ya decir mucho sobre el segundo tiempo. Huracán intentó variantes y buscó de distintas formas, pero ya sin “alma”. Las llegadas se sucedían, sin demasiado riesgo para Gabbarini, y el Globo parecía chocar contra una pared, que era más propia por su incapcidad, que por los “talentos” de su rival, que había aprovechado cada oportunidad, y ya lo había noquedo bastante rato antes.

Esta derrota, ante una sombra negra histórica como lo es Olimpo, al que solo lo venció en una de sus últimos once encuentros, derrumba al equipo de Azconzábal y lo deja a un solo paso de caer en el abismo, a tres jornadas del final. Ahora sólo queda salvarse, como sea, pero hacerlo. Y dirigentes, cuerpo técnico, y jugadores son los que deben realizarlo, para luego, disculparse ante nosotros.