domingo, 26 de julio de 2015

Sin margen para nada más que ganar

Néstor Apuzzo debió confesarlo está semana: un mal resultado ante Estudiantes le dejará muchas dudas sobre su continuidad al frente del equipo. Sin embargo, en la semana, existió un fuerte respaldo en declaraciones varias del presidente Nadur, y un explícito comunicado de la institución sobre el tema, confirmando absolutamente su situación. A todo esto, lo que queda por delante, es lograr que los jugadores se abstraigan por noventa minutos del ambiente general, y que hagan lo suyo, lo que saben hacer y esbozaron bastante bien durante los cuarenta y cinco primeros minutos en San Juan: imponer su juego y no permitir que el rival tome vuelo propio. Enfrente, estará un Estudiantes entonado que busca seguir por la buena senda.

En el estadio Tomás Ducó, tras mucho tiempo, por fin con público en las tribunas, este domingo desde las 18.15 horas y con arbitraje de Patricio Loustau, Huracán recibe a Estudiantes de La Plata, por la fecha 18 del torneo de primera división 2015, juego que será televisado por Canal 7.




Durante la semana, Néstor Apuzzo mantuvo la duda en la formación del equipo, por las dolencias con las que los dos volantes externos del equipo habían finalizado el juego disputado en San Juan. Tanto Mauro Bogado como David Distéfano culminaron afectados, pero se recuperaron y serán de la partida, por lo que el equipo que perdió sobre el final el domingo pasado no sufrirá variantes. Quienes son bajas, ambos por desgarros, son Montenegro y Echeverría y no podrán ser suplentes, por lo que, ante la falta del último de ellos, fue convocado para integrar los relevos por primera vez, una de las incorporaciones del receso, el defensor uruguayo Mario Risso.

Huracán formará con: Marcos Díaz; José San Román, Martín Nervo, Eduardo Domínguez, Carlos Arano; Mauro Bogado, Federico Vismara , Patricio Toranzo, David Distéfano; Cristian Espinoza y Ramón Ábila. Han concentrado también y serán suplentes: Matías Giordano, Mario Risso, Lucas Villaruel, Iván Moreno y Fabianesi, Alejandro Romero Gamarra, Agustín Torassa y Agustín Gil Clarotti.


Estudiantes, que se encuentra invicto desde que Gabriel Milito asumió como DT, con cuatro victorias y tres empates, llega al duelo con Huracán anunciando un único cambio respecto al equipo que venció a Crucero del Norte en la fecha pasada: el ingreso de Gastón Gil Romero como volante central en lugar de Israel Damonte. De esta forma, Estudiantes alinearía a: Hilario Navarro; Leonardo Jara, Jonathan Schunke, Leandro Desábato y Álvaro Pereira; David Barbona, Gastón Gil Romero, Leonardo Gil; Carlos Auzqui, Diego Mendoza y Ezequiel Cerutti. El resto de los concentrados, que serán suplentes son: Agustín Silva, Lucas Rodríguez, Emiliano Osuna, Mauricio Rosales, Luciano Acosta, Juan Sánchez Miño y por primera vez, debutando en el banco, Carlo Lattanzio (categoría 1997).



Gran cantidad de enfrentamientos en el historial entre Huracán y Estudiantes de La Plata: 164 en total, 16 de ellos en la era amateur y 6 por distintas copas, más 142 partidos en primera división. El detalle es: 49 victorias, 45 empates y 70 derrotas en el balance, anotando 236 goles y recibiendo 276. Siendo Huracán local, son 84 los partidos jugados, 37 fueron ganados, 21 empatados y 26 perdidos, con 147 goles a favor y 122 en contra.

Pero el dato más negativo, se comprueba si nos remitimos a los últimos veinte años, donde de los últimos 23 juegos, Huracán sólo triunfó en dos: en 1997 como local en Patricios por 1 a 0 con gol de Emiliano Romay; y en 2008, el día del Centenario del Globo, por 1 a 0 haciendo de local en Vélez, con ese gol que se transformó en eterno, de Gastón Esmerado. De esos 23 últimos juegos, además hay 10 empates y 11 derrotas; y como dato complementario, hay que remontarse hasta 1998 para encontrar un partido en el que Huracán le haya convertido más de un gol a Estudiantes: 2 a 2 como local el 15/11/1998 (ese día anotó un gol Daniel Montenegro).

El último partido ante este rival, fue por los cuartos de final de la Copa Argentina 2014, el 8 de octubre del año pasado en Formosa, cuando luego del empate 1 a 1 (gol de Ábila), Marcos Díaz se hizo gigante y atajó tres penales para pasar de ronda. El último juego como local, también se recuerda pero por los hechos lamentables: fue por el Clausura 2011, el 21 de mayo de ese año, ya que el partido se suspendió por incidentes a los 32 minutos de la primera etapa, cuando el Globo caía 0 –2; los restantes minutos se completaron el 02/06/2014 y el marcador quedó igual.  La última victoria de local, fue la mencionada, 1 a 0 el día del Centenario en Vélez, mientras que la última en nuestro estadio, fue la del 09/08/1997 también recordada líneas atrás, con el gol de Romay.

De los 236 tantos del historial, son dos los máximos goleadores quemeros, dos próceres: Herminio Masantonio y Emilio Baldonedo con 12 goles cada uno. 7 anotó Miguel Brindisi y 6 le hicieron Norberto Méndez y Ángel Chiesa.



Un día como hoy, 26 de julio, Huracán disputó 11 encuentros a través de su historia, ganando en seis, empatando dos y perdiendo sólo tres. El último juego en tal fecha, fue justamente el año pasado, cuando en los dieciseisavos de final de la Copa Argentina 2014, derrotó a Boca Juniors en San Juan por 2 a 0. Antes de eso, había que remontarse hasta 1986 para encontrar antecedente en una victoria, también 2 a 0 sobre Maipú de Mendoza como local.

Cabe destacar como curiosidad, que Huracán ya enfrentó a Estudiantes de La Plata en un 26 de julio, y fue en 1981 en La Plata, con derrota 1  - 2.


Otro dato curioso adicional: Huracán no juega en dos domingos seguidos, como pasará con el 19 y este 26 de julio, desde hace exactos nueve meses, ya que lo hizo el 19 y 26 de octubre de 2014 (los resultados mejor no mencionarlos, jeje).

Los días domingos es en el cual Huracán más partidos jugó en su historia, desde 1912 hasta acá 2.452 veces, es decir, un 65,7% del total, casi dos de cada tres de sus partidos en la historia: ganó 1027, empató 597 y perdió 828.

El dato: los últimos cuatro partidos que Huracán jugó en domingo, todos los de 2015, fueron derrotas: Union, San Lorenzo, Boca y San Martín de San Juan. De los últimos diez partidos jugados en día domingo, el Globo ganó solo dos: ambos en 2014, el suspendido por lluvia y luego reanudado ante Temperley, 2 a 0 en el Sur; y el ascenso del 14 de diciembre pasado, en la final desempate con Atlético Tucumán en Mendoza por 4 a 1 en suplementario.



El juego será arbitrado por Patricio Loustau, que registra 8 (ocho) antecedentes pitando en juegos de Huracán, con la particularidad que solo los últimos dos fueron victorias: en el Clausura 2011 un 2 a 1 como local a Quilmes y el 3 a 0 del 10/02/2014 a Banfield como locales en la B Nacional. El resto fueron cuatro empates y dos derrotas.

sábado, 25 de julio de 2015

Decepcionados

Los primeros quince minutos nos transportaban a un mundo ideal. Huracán era rápido y práctico. Pero lentamente todo se diluyó y un tremendo fallo de Arano sobre el final, nos dejó sin nada. Huracán cayó de la peor manera en San Juan y sigue hundido en el fondo de las posiciones, coqueteando con el descenso y sin autocrítica, que en ocasiones como esta, es el inicio de la reconstrucción.



El comienzo del juego mostró un Huracán práctico. Por primera vez en el año, el mediocampo tenía dos volantes “carrileros”, que relevaban a Vismara de tener que cruzar el campo de punta a punta, ocupando solo el centro, y la diferencia enseguida fue notoria. Desde esos volantes (el debutante Bogado y Distéfano, ambos de buen partido) nacieron los dos goles y una opción, que increíblemente desechó Espinoza. Todo en apabullantes quince minutos.

El resto del primer tiempo, si bien el Globo bajó la intensidad, mantuvo el control, por eso el cierre trajo la primera alarma, funesta, cuando tras otra opción propia fallada, el rival consigue descontar, tras un córner en el que Marcos Díaz tuvo floja respuesta. Si a esto le sumamos que los diez minutos iniciales de la segunda parte, Toranzo fue Toranzo, y casi Ábila pone el tercero, la cosa seguía marchando bien.

Pero el rival también juega, ellos mejoraron con los cambios, y nuestros volantes laterales, fundamentales hasta ahí, se desgastaron y no tenían recambio adecuado. Así fue que llegó el empate con un tiro libre que rebotó en la barrera y dejó sin asunto a Díaz. Pero la frutilla del postre, la iba a poner Arano, que hasta allí tenía un mal partido, y lo convirtió en pésimo y espantoso. No podemos decir que perdimos por el, pero ya no se sostiene que se mantenga jugando, ni siquiera como suplente.

De esta forma se edificó una derrota que fue mas decepcionante por como se dio, a partir de un buen comienzo que se dejó de lado por errores propios, tanto desde dentro de la cancha como desde afuera. Ojalá surja la autocrítica, y estemos a tiempo de cambiar. Solo eso.

Para entender más, como habitualmente les dejo la crónica de Nicolás Ziccardi para Soy Quemero.

Los incorregibles

Huracán perdió un partido insólito en San Juan, arrancó dos goles arriba y con todo para golear pero San Martín lo dio vuelta casi sin patear al arco, dejándonos con las manos vacías y una derrota que va a dejar secuelas. Apuzzo cambió y el equipo también, pero pagamos un banco mal armado, modificaciones curiosas y un error imperdonable de Arano sobre el final.

El Globo llevaba su momento delicado a San Juan, tierra de gloria reciente. Y el arranque fue inmejorable, ya que el debutante Mauro Bogado mete una buena pelota área en profundidad para que Cristian Espinoza luche y gane entre dos rivales antes de acomodarse en paralelo al arco para sacar un centro atrás que Ramón Ábila convierte en gol. Primer balón tocado por Wanchope y Huracán que se ponía en ventaja en un arrollador arranque.

Tanto insistimos con probar volantes externos, y estos parecían con ganas de darlos la razón, ya que a continuación Distéfano se filtra en el medio y juega un excelente pase para que Ábila pique al vació y de emboquillada defina ante Ardente. La pelota da en el travesaño, Cristian toma el rebote pero define pésimo errando una oportunidad inmejorable de aumentar la siembra.

Huracán era más y lograría confirmar el dominio con un segundo gol. Otra vez Espinoza se desprende, en esta oportunidad izquierda (Nótese la diferencia entre hacerlo por recurso o hacerlo por necesidad) y busca a Ábila con un centro al ras que Ardente despeja dejando la pelota viva. Mauro Bogado se lanza a los pies para mantener la posesión y encuentra a David Distéfano en el punto penal, el zurdo se acomoda y con mucha tranquilidad mete la pelota en el arco para decretar el dos cero.

Segundo gol de Distéfano, jugador para seguir trabajando e incluyendo. San Martín sintió el golpe y pese a que de a poco fue encontrando la pelota el asunto parecía muy controlado para Huracán, amén a una muy buena atajada de Marcos Díaz frente a Navarro. El tercero estuvo a centímetros, cuando Cristian Espinoza inventó una maniobra de excelencia dejando correr la pelota sin tocarla para irse mano a mano con Ardente, el pibe definió de zurda y la globa salió por poco.

Huracán merecía golear, por rendimiento y situaciones, sin embargo en la última jugada del primer tiempo San Martín mete el córner, Mattía la devuelve en el segundo palo, Vismara la deja corta en el despeje de cabeza y Facundo Pumpido tira una pirueta que termina en gol, ante la floja respuesta de Marcos. Era para cuatro a cero, pero nos íbamos al descanso dos a uno.

Ya en el complemento el Globo no era el mismo equipo. Los factores fueron muchos, un San Martín más vertical, una banda izquierda debilitada por un Distéfano sentido tras recibir una patada criminal y la imprecisión que apareció en la circulación de la pelota. Pese a todo esto el gol volvió a presentarse, cuando Patricio Toranzo ubica con maestría el pique mano a mano de Ramón Ábila, Wanchope define pero el balón besa el palo derecho de Ardente y sale afuera.

Apuzzo mandó a Alejandro Romero Gamarra en lugar de Distéfano, confirmando el debilitamiento en la banda izquierda. San Martín comenzó a atacar por allí y tres minutos más tarde Kaku le deja largo un balón a Vismara en la salida, la Bruja llega tarde y comete infracción. En ese tiro libre Vitti patea, el balón se desvía en la barrera y se mete sin contemplaciones en el arco ante la sorpresa de Díaz. Dos a dos.

Ahí Néstor mandó a Iván Moreno y Fabianesi en lugar de Bogado, cambio que solamente se explica ante el pedido expreso de salir por parte del volante. Cuando hubo que defender Apuzzo metió un cambio con tintes ofensivos, cuando había que atacar el entrenador hizo lo opuesto. Lo concreto es que tras el empate Huracán estuvo lejos de ganarlo, pese a un balón aéreo metido por Kaku que Vismara no logró aprovechar desde una posición incómoda. Se metió a Montenegro solo para ver si este podía inventar algo.

La frutilla de un postre amargo la puso Carlos Arano a tres del final. El jugador próximo a cumplir diecisiete temporadas como profesional dominó la pelota en terreno propio y eligió jugarla de cabeza y sin potencia para Marcos Díaz. Figueroa le adivinó la intención, limpió a Marcos y definió con el arco vació aprovechando el regalo y poniendo el definitivo tres a dos final.

Sé que estoy equivocado, pero me encuentro obligado a desconfiar de Arano en esa jugada. Peleando el descenso, de visitante en un partido que se nos escapó, con tanta experiencia en su carrera, es imposible hacer lo que hizo.

Huracán perdió y agudizó su crisis, ya que le queda un partido menos para soñar con remontar. Solo salvado por dos equipos que vienen consiguiendo aún menos resultados, Apuzzo insiste en corregir lo incorregible y pese a que los jugadores tampoco responden todos sabemos que lo ideal para descomprimir en una situación como esta es cambiar de entrenador.
Apuzzo avisó que decidirá qué hace tras Estudiantes, estirando la agonía y perjudicando a Huracán una semana más. Si pierde se va, y el tiempo perdido no podrá recuperarse. Si gana sumará tiempo, nada más.
Estamos en manos de este plantel bipolar, que en un ratito te genera cuatro situaciones de gol inmejorables, y de repente se hace tres goles sin despeinarse. Que Dios nos ayude.



Síntesis

San Martín (San Juan) 3 – 2 Huracán

San Martín (San Juan): Luis Ardente; José Luis Gómez, Francisco Mattia, Renzo Vera, Marcos Pinto; Matias Fissore, Nicolás Pelaitay, Sebastián Navarro, Cristian Canuhé; Marcos Figueroa y Facundo Pumpido. DT: Carlos Mayor.

Huracán: Marcos Díaz; José San Román, Martín Nervo, Eduardo Dominguez, Carlos Arano; Mauro Bogado, Federico Vismara, David Distéfano; Patricio Toranzo; Cristian Espinoza, Ramón Ábila. DT: Néstor Apuzzo.

Cambios: 0 2T Pablo Vitti por Fissore (SM) / 14 2T Marcos Gelabert por Navarro y Daniel González por Canuhé (SM) / 23 2T Alejandro Romero Gamarra por Distéfano (H) / 34 2T Iván Moreno y Fabianesi por Bogado (H) / 38 2T Daniel Montenegro por Toranzo (H).

Goles: 2 1T Ramón Ábila (H) toca al gol con derecha en el área chica, tras centro atrás de Espinoza / 13 1T David Distéfano (H) define a arco vacío a pase de Bogado, tras jugada de Ábila que tapaba Ardente / 45 1T Facundo Pumpido (SM) de volea en el área, tras un despeje de Vismara, en segunda jugada de un córner / 26 2T Pablo Vitti (SM) de tiro libre, la pelota rebota en Vismara / 42 2T Marcos Figueroa (SM) aprovecha un estúpido pase atrás de cabeza de Arano, anticipa a Díaz e ingresa al arco con pelota y todo.

Árbitro: Fernando Rapallini (discreto)

Amonestados: Pelaitay (SM) / Vismara (H)

Figura del partido: Marcos Figueroa (SM)


Figura de Huracán: David Distéfano

domingo, 19 de julio de 2015

Cada vez será más difícil sumar

Con el “karma” de no poder ganar de visitante, Huracán juega una de las catorce finales que le queda por delante en este torneo ante un rival, que si bien ha cosechado algunos puntos más que el Globo, también se encuentra urgido y no debe distraer la atención para zafar de los puestos de descenso. Huracán viaja a San Juan, con algunos regresos en su formación y cada vez más acuciado por sumar.

En el estadio del Bicentenario de la ciudad de San Juan, este domingo desde las 16 horas y con arbitraje de Fernando Rapallini, Huracán visita a San Martín, por la fecha 17 del torneo de primera división 2015, juego que será televisado por la TV Pública.




Para el juego en San Juan, Apuzzo recupera a varios de sus “soldados”. Tanto Marcos Díaz que vuelve aún “a media máquina” tras su lesión, como Eduardo Domínguez y Federico Vismara tras sus suspensiones, serán de la partida ante San Martín, en lugar de Matías Giordano (que no estará presente por faringitis), Santiago Echeverría y Nicolás Bruna. También se producirá el debut de la primera de las incorporaciones y justo ante su ex equipo: Mauro Bogado entrará por Lucas Villarruel; en tanto que ante un cambio de esquema, David Distéfano jugará por Montenegro, para cerrar el 4-4-2 que dibujará el DT en cancha.

El Quemero en San Juan iría con: Marcos Díaz; José San Román, Martín Nervo, Eduardo Domínguez, Carlos Arano; Mauro Bogado, Federico Vismara , Patricio Toranzo, David Distéfano; Cristian Espinoza y Ramón Ábila. Se encuentran con la delegación además: Gonzalo Marinelli, Santiago Echeverría, Lucas Villaruel, Nicolás Bruna, Iván Moreno y Fabianesi, Daniel Montenegro, Alejandro Romero Gamarra, Agustín Torassa y Agustín Gil Clarotti. Dos de ellos no serán suplentes.


San Martín de San Juan, de la mano de Carlos Mayor, viene de jugar dos compromisos sucesivos ante Estudiantes de la Plata y ambos con empate. El primero por el torneo local, y el siguiente, cayendo por penales para quedar eliminado de la Copa Argentina. Suma veinte unidades, pero hace cinco que no gana con cuatro empates y una derrota. Para el juego ante Huracán el DT hará dos variantes: Matías Fissore y Marcos Pinto reemplazarán a los suspendidos Covea e Iberbia. Cabe destacar que entre los convocados para este partido, se encuentra nuestro ex delantero, de casi doscientos partidos en el club, Mauro Milano.

San Martín entonces iría con: Luis Ardente; José Gómez, Francisco Mattia, Renzo Vera y Marcos Pinto; Matías Fissore, Nicolás Pelaitay, sebastián Navarro, Cristian Canhué; Marcos Figueroa y Pablo Vitti. Están además concentrados: Leonardo Corti; Javier Capelli, Damián Ledema; Daniel González, Marcos Gelabert, Mauro Milano y Facundo Pumpido.



En total a través de la historia de ambos clubes, fueron 16 (dieciséis) los enfrentamientos entre Huracán y San Martín, con 7 (siete) victorias para el Globo, 4 (cuatro) empates y 5 (cinco) derrotas. Hasta aquí, anotó 23 goles y recibió 20 en esos encuentros. De esos 16 juegos, solo dos se dieron en primera división: 2 a 1 como local para Huracán y 0 – 2 de visita, en Apertura 2007 y Clausura 2008 respectivamente. Los 14 partidos restantes fueron en distintas instancias de la B Nacional. En tanto que como visitante, se jugaron 8 (ocho) de esos partidos, ganando Huracán uno de ellos (el 23/10/2003 por 3 a 2, con dos goles de Nicolás Hernández y uno del ecuatoriano Mina), dos empates y 5 (cinco) derrotas.

El último partido entre estos equipos, data del 26/02/2014 y en San Juan venció San Martín 3 a 0, con arbitraje como hoy, de Rapallini. En tanto que en el juego anterior, Huracán ganaba 2 a 0 como local, con doblete de Juan José Arraya.



Un día como hoy, 19 de julio, Huracán sólo jugó 7 (siete) encuentros a través de su historia. De ellos ganó en 5 (cinco), empató en uno y perdió otro y no juega en tal fecha desde hace bastante tiempo, 34 años, cuando en 1981 le ganaba a Argentinos Juniors por 1 a 0 como local. La única derrota en esta fecha, data de 1931 y fue de visita a San Lorenzo con un 0 – 3.



El juego será arbitrado por Fernando Rapallini, que registra ya 7 (siete) juegos arbitrando a Huracán, en los cuales el Globo jamás ha ganado, con un empate (el primero de ellos) y seis derrotas (en los siguientes seis compromisos consecutivos), con el agravante que en los últimos cuatro no marcó goles. El último juego arbitrado por Rapallini, fue por la fecha 8 de este certamen, ante Boca como local, con derrota 0 – 2.

Este árbitro ya dirigió un San Martín de San Juan y Huracán, y fue justamente el último, tal lo reseñado en el historial, con la victoria del local 3 a 0.


Un poco más de nada

Más de lo mismo. Así como se terminó el torneo pasado y se mostró en Córdoba por Copa Argentina ante Independiente Rivadavia, Huracán parece un equipo sin alma, un conjunto "desangelado" que es inconexo y lleno de dificultades en todas sus líneas que no dejan nada para destacar. Cero a cero en casa ante una muy pobre versión de Defensa y Justicia, es una gran manera de desaprovechar puntos que serán más que necesarios allá por diciembre.




Así describe el partido ante Defensa y Justicia, mi amigo Nicolás Ziccardi para Soy Quemero.


Decir adiós es crecer
Huracán sigue hundido en un vaso de agua, el Globo comete el obstinado error de repetir fórmulas esperando resultados distintos. No hubo nada para destacar del cero a cero frente a Defensa y Justicia en el Ducó, el equipo mantiene las mismas dificultades que lo tienen clavado en el fondo de la tabla. Falta autocritica, abunda la terquedad, ¿Cuánto más vamos a aguantar así? ¿Qué estás esperando que pase, Néstor?
Tras la humillante derrota frente a Independiente Rivadavia de Mendoza en la primera defensa del título por Copa Argentina, Huracán se paraba exactamente igual para recibir a un modesto Defensa y Justicia en la reanudación del torneo Julio Grondona. Con el debut de José San Román en el lateral derecho y la ya insostenible sociedad Montenegro – Toranzo, sin nadie definido por la banda izquierda, buscaba Apuzzo quepor obra de algún ser superior la cosa cambie.
Lejos de eso el equipo no tuvo ritmo de juego, al margen de unas sociedades en el mediocampo tan efímeras como previsibles. Los pocos encuentros entre Pato y Rolfi fueron producto del amontonamiento y no de un trabajo aceitado, toques circunstanciales que podrían haber sido entre cualquiera de los otros volantes que conforman el plantel.
Las situaciones de gol a nuestro favor fueron pocas. Primero Cristian Espinoza recibe un bochazo dentro del área y saca un tiro/pase al arco que Gabriel Arias desactiva con dificultad al córner. De ese tiro libre Cristian ubica a Nervo, que es anticipado justo en el momento del cabezazo y la pelota termina besando el palo izquierdo del arco visitante.
Ahí terminó el peligro, así de breve fue la intención Quemera de quedarse con los tres puntos. Ante una pasividad asombrosa y que nos llena a todos los hinchas de bronca, desesperación e impotencia, Defensa y Justicia comenzó a entender que el partido podía ser para ellos. Por eso el Halcón empezó a animarse y encontrar en el descampado Quemero, ese que está entre Arano y nadie más, espacios para filtrarse. Los últimos veinte minutos del primer tiempo se jugaron en terreno propio, el rival tuvo tres situaciones de gol claras que fueron despejadas, con dudas, por Matías Giordano.
Huracán tenía dos números diez en la cancha, dos tipos que elaboran juego, pero la maniobra sistemática era buscar a Ábila con pelotazos incómodos, mal realizados y contraproducentes. El equipo hacía un nuevo papelón, necesitaba ganar y estaba lejísimos de poder conseguirlo.
La segunda mitad comenzó, por supuesto, sin modificaciones. Apuzzo insiste. Pero de todas formas Huracán quedó a centímetros de abrir el marcador, cuando de contragolpe (Sí, contragolpe de local ante Defensa) Montenegro habilita en el medio a la tremenda carrera de un Espinoza que deja parado a Martínez y mano a mano define muy arriba con todo el arco libre. Era gol, Joya…
Enseguida Defensa retomó las riendas del partido y comenzó a acercarse con peligro al arco de un Giordano que por lo general respondió bien, pese a que la situación de gol más clara que creó el Halcón en el complemento fue salvada en la línea por Santiago Echeverría.
Montenegro y Toranzo perdían el poco peso propio que mostraban, Ábila caía siempre en posición adelantada y los cambios tardaban en llegar. Apuzzo insiste. Recién pasada la media hora de juego entró Gamarra por Rolfi, y faltando menos de cinco minutos (En una maniobra que pareció una cargada) entró Gil Clarotti por Pato.
Huracán fue un desastre, y Apuzzo legitimó ese desastre durante los casi ochenta minutos que tardó en plantear alguna modificación. El empate fue inamovible, y el tiempo que hizo el equipo cada vez que debió salir del arco o realizar un lateral termina demostrando que la bajada era conseguir la parda. Empate que no sirve para nada, pero que a Néstor y su insostenible positivismo y falta de autocrítica parece caerle como anillo al dedo.
En conferencia el entrenador habló de un equipo con actitud pero sin fútbol, habrá que ver quien es la persona encargada para que los planteos prioricen, o no, la pelota y la elaboración de juego. Se comentó que Gamarra estuvo diez días sin entrenar, habrá que ver quien fue el que lo puso como primera modificación. También se dijo que iremos a San Juan a buscar los tres puntos, habrá que ver quien decidió no hacerlo de local, sin la presión de la gente y ante un equipo igual o más discreto que nosotros.
Decir adiós es crecer Néstor. Me duele este momento, como a todos, pero si continúan pasando los partidos y desde el banco de suplentes no demostrás con los hechos una voluntad en que las cosas cambien, tu permanencia en el cargo es estirar la agonía.


Síntesis


Huracán 0 - 0 Defensa y Justicia



Huracán: Matías Giordano; José San Román, Martín Nervo, Santiago Echeverría, Carlos Arano; Lucas Villarruel, Nicolás Bruna; Daniel Montenegro, Patricio Toranzo; Ramón Ábila, Cristian Espinoza. DT: Néstor Apuzzo.

Defensa y Justicia: Gabriel Arias; Damián Martínez, Esteban Saveljich, Emir Faccioli, Marcelo Benítez; Ignacio Rivero, Nery Leyes, Nicolás Bertocchi, Ciro Rius; Eugenio Isnaldo, Julio Rodríguez. DT: Ariel Holan


Cambios: 27 2T Mariano Barbieri por Isnaldo (DyJ) / 34 2T Alejandro Romero Gamarra por Montenegro (H) / 41 2T Agustín Gil Clarotti por Toranzo (H) / 42 2T David Distéfano por Arano (H) / 48 2T Juan Sánchez Sotelo por Bertocchi (DyJ).

Goles: no hubo.

Árbitro: Ariel Penel (regular)

Amonestados: Ábila, Bruna (H) / Martínez, Bertocchi (DyJ)
  
Figura del partido: Matías Giordano

viernes, 10 de julio de 2015

A sumar en serio

El torneo se reinicia, y este segundo semestre trae un desafío, que  puesto seis meses atrás, era impensado: sumar puntos para mantener la categoría. El ascenso y la obtención de la Copa Argentina, más el pase a la Libertadores, nos auguraban un mejor status, pero la realidad nos hizo chocar de frente a la esperanza, y si bien se sumó la Supercopa, la meta termina siendo, lo que en ese momento era “el piso”. Con la incertidumbre de las idas y venidas en la formación del plantel y la eliminación prematura de la nueva versión de la Copa, este juego ante Defensa, de “seis puntos” como se suele decir, será una bisagra a futuro: previsión de tranquilidad o sufrimiento a corto plazo.

El juego es por la fecha 16 del torneo 2015 de Primera División, en Parque Patricios, donde Huracán será local ante Defensa y Justicia, este sábado desde las 20.30 horas, sin el ingreso de público, con el arbitraje de Ariel Penel y transmisión de Canal 9.



  
Mientras en el club no se ha definido casi nada de la suerte en cuanto a la conformación del plantel, tanto en lo que se refiere a ingresos y salidas, comienza a rodar la pelota nuevamente, y con ella nos metemos de lleno a la etapa de definiciones, sobre todo en el torneo, en el cual la situación de Huracán no resulta nada halagüeña. Hasta acá, Mauro Bogado y José San Román son los nuevos que forman parte del plantel. Incluso, se vislumbra que el último de ellos será titular este sábado, siendo la duda del DT Apuzzo, entre el o el juvenil Hernán Pereira, como defensor lateral por la derecha.

Pero la noticia relevante de la semana, fue la lesión en un entrenamiento de Marcos Díaz, en su hombro izquierdo, producto de un choque involuntario con su compañero Borghello. Debió retirarse de la práctica con una distensión, y es baja por al menos dos semanas del equipo, por lo que su lugar ante Defensa será ocupado por Matías Giordano. Además, respecto del team que cayó por Copa Argentina ante Independiente de Mendoza, no pueden ser de la partida Eduardo Domínguez y Federico Vismara, ambos suspendidos, por lo que Santiago Echeverría será defensor central, y Nicolás Bruna o Ezequiel Gallegos serán volantes, duda que junto a la del defensor lateral, se despejarán a último momento.



Huracán formaría con: Matías Giordano; José San Román, Martín Nervo, Santiago Echeverría, Carlos Arano; Lucas Villarruel, Nicolás Bruna; Daniel Montenegro, Patricio Toranzo; Cristian Espinoza y Ramón Ábila. También se encuentran concentrados a la espera del partido: Gonzalo Marinelli, Juan Pablo Vivas, Hernán Pereira, David Distéfano, Iván Moreno y Fabianesi, Ezequiel Gallegos, Agustín Torassa, Alejandro Romero Gamarra y Agustín Gil Clarotti. Dos de ellos no serán suplentes.



Con el debut absoluto de Ariel Holan como entrenador principal de un conjunto profesional, Defensa y Justicia llega al duelo también con la necesidad de sumar, ya que solo cuenta con 11 (once) puntos y un promedio comprometido. El reemplazante de José “Turu” Flores, es profesor de educación física, tiene 54 años y fue ayudante de Matías Almeyda (último puesto, DT de la reserva de Banfield) y Jorge Burruchaga en distintas etapas, además de, en algún momento, entrenador de la selección de hockey sobre césped de Uruguay. Para el re inicio del certamen, pondrá en la cancha elm equipo que estuvo delineando en la pretemporada, sin sorpresas ni contrataciones rutilantes.


De esta forma, el once inicial del “halcón de Varela” sería: Gabriel Arias; Damián Martínez, Esteban Saveljich, Emir Faccioli, Marcelo Benítez; Ignacio Rivero, Nery Leyes, Nicolás Bertocchi, Ciro Rius; Eugenio Isnaldo y Julio Rodríguez. Completan los citados: Pablo Santillo, Carlos Matheu, Rafael Delgado, Javier Yacuzzi, Walter Busse, Fabio Álvarez, Mariano Barbieri, Juan Sánchez Sotelo y Emiliano Telechea. Dos de ellos no serán suplentes.



Hasta aquí, suman 24 (veinticuatro) los juegos del Globo ante Defensa y Justicia, con 11 (once) victorias, 5 (cinco) empates y 8 (ocho) derrotas, con 35 goles marcados y 29 recibidos, siendo todos los partidos en el ascenso, por lo ésta será la primera vez que se enfrenten en la máxima categoría. El hecho destacado del historial, es que hace 6 (seis) partidos que Huracán no puede derrotar a este rival, con un empate (en el último disputado) y cinco derrotas anteriores consecutivas. La última vez que ganó Huracán fue 3 a 0, el 06/05/2007, como visitante en el estadio Ciudad de la Plata (Larrivey -2- y Milano); mientras que la última victoria como local, fue en el mismo torneo, el 11/11/2006, por 2 a 0 con goles de Poggi y Milano. En tanto que el último partido entre estos equipos, fue el 14/03/2014, con un empate 1 a 1 como local, gol de Leandro Caruso.



Extrañamente, el día 11 de julio, es una fecha en la que Huracán disputó muy pocos partidos a través de su historia: sólo 4 (cuatro), ganando 3 (tres) y perdiendo uno. Esos partidos fueron: en 1915 (3 a 1 a Porteño); en 1937 (derrota 0 – 1 con San Lorenzo); en 1975 (goleada 5 a 1 a All Boys); y en 1976 (4 a 2 a Unión de Santa Fe).



El juego será arbitrado por Ariel Penel, que hasta acá, solo arbitró dos partidos del Globo y en ambos, Huracán no pudo anotar goles: en 2013, un 0 – 1 de local ante Brown de Adrogué y en este 2015, hace no más de dos meses, 0 – 0 ante Temperley de visitante.


Hay que prepararse para sufrir (otra vez…)

Debut y despedida. La defensa del título logrado hace menos de un año en la Copa Argentina se terminó demasiado rápido. Huracán cayó en Córdoba por los 32avos de final de la nueva versión ante Independiente Rivadavia de Mendoza, equipo que navega por la mitad de las posiciones de la categoría inferior. Para olvidar pronto. Para meditar y tomar resoluciones sensatas, de cara a un segundo semestre del año en el que, según lo visto, se deberá sufrir bastante.






Muy pocas ganas de escribir sobre este partido. Es que tampoco hay mucho que decir sobre este Huracán que se presentó a iniciar la Copa Argentina ante la “lepra” mendocina. Se podrá poner en la balanza la inactividad del equipo de Apuzzo, contra la plena marcha que traían los rivales, pero suena a excusa barata. Sin refuerzos y sin esfuerzo, al Globo se le escurrió de las manos un juego que con muy poco podría haber sacado adelante. Tan es así, que contó con opciones, que si bien fueron pocas, fueron más que las del rival, que en un avance a quince minutos del final, la embocó, y por primera vez tras cuatro ediciones de la Copa, al menos pasa de la primera ronda…. Ese es el “efecto Huracán”, el que levanta cualquier muerto, el que ayuda a terminar con cualquier racha negativa a los equipos más atormentados…


Para al menos dejar plasmado este partido y para que se entienda bastante más lo que pasó, dejo la crónica de Nicolás Ziccardi para Soy Quemero, que lo cuenta mejor que lo que podría contar yo….



El campeón está desnudo
Copa Argentina 2015, 32vos de final - Huracán 0 vs. Independiente Rivadavia 1 - 

Huracán perdió en Córdoba el primer partido del semestre y quedó eliminado en su debut por Copa Argentina, siendo Campeón vigente. Independiente Rivadavia, duodécimo en el Nacional B, se lo llevó por la mínima ante un Globo que parece irrecuperable desde lo táctico. Niveles bajos, puestos que no se cubren ni refuerzan y una alarmante pasividad por parte de todas las patas del club conforman un combo que llena al hincha de preocupación.


“No tiene por qué ser verdad lo que todo el mundo piensa que es verdad” gracias por las Copas, pero esta forma de jugar (o la misma ausencia de una forma de jugar) nos está llevando a una degradación lenta y cada vez más notoria. Néstor Apuzzo juntó a Montenegro y Toranzo, cuando el plantel no está preparado para jugar con dos tipos de características parecidas y sin la velocidad ni marca necesaria para cubrir los clarísimos huecos que aparecen, aparecieron y aparecerán. Tan seguro está el DT de ponerlos en cancha, que aceptó correr el riesgo de sacar a la figura Cristian Espinoza de su hábitat natural para mandarlo a jugar por izquierda y así disimular los tremendos baches que quedan en ese sector de la cancha.

El discretísimo Independiente Rivadavia logró crear riesgo sobre la posición de un Arano visiblemente bien desde lo físico, pero muy lejos de su nivel en lo estrictamente deportivo. Para colmo Chiche, que trajo polémica con su alta médica, tiene la responsabilidad de cubrir toda la banda izquierda. Por el otro lado Echeverría se las rebusca para oficiar de marcador de punta, puesto que deja de sentir al acercarse al mediocampo, mientras que Martín Nervo se encuentra muy lejos de ese jugador que nos conquistó a varios en el momento de ser incorporado.

Vismara pone y es “un león”, pero ve muchas jugadas desde atrás y este irregular Villarruel no termina de ser un complemento que ofrezca el mediocampo sólido que alguna vez supieron formar. Toranzo tuvo muy buenas apariciones en el primer tiempo pero mientras siga andando en modo piloto no va a pesar, mientras queMontenegro flota sin puesto fijo ni función determinada.

Ábila choca y protesta, pero en la noche de Alta Córdoba falló en los momentos donde normalmente no falla.Cristian está volviendo tras el mundial sub-20 pero increíblemente se lo sacó de su zona de confort para mandarlo a jugar muchos (demasiados) minutos con el perfil cambiado.

Si se analiza poco el partido es por el pobre producto final que ofrecieron ambos equipos. Huracán no mereció perder pero terminó haciéndolo ya que lo que no supo controlar pesó mucho más que lo que sí pudo plasmar. Y todos los logros son consecuencia de pequeños momentos de inspiración, nadie duda en la buena técnica de varios jugadores, el problema pasa cuando esto no puede amalgamarse en regularidad a lo largo de los noventa minutos. El plantel está en deuda y también hay una responsabilidad de un entrenador que no logra sacarle brillo a los talentos que hay.

En esas pequeñas sociedades aparecieron las situaciones, como cuando Toranzo habilitó el ingreso al área de un Montenegro que espero el momento para que Espinoza, con perfil cambiado, defina pésimo dentro del área. Por izquierda vino la primera de Independiente, una zancada solitaria y sin marca de Pereyra que Villarreal definió mal en el otro palo, dentro del área chica, y ante la atenta mirada de todo el fondo Quemero. La última de la primera mitad fue también la mejor, Espinoza sacó un gran centro de zurda y Ramón Ábila pifió una situación increíble, en la puerta del área chica sin marca, pinchando una nube en la noche de su provincia natal.

El pésimo estado del campo de juego influyó pero no fue excusa, el ingreso de Torassa por Patricio Toranzo intentó aportar un equilibrio que el equipo jamás logró conseguir. Enseguida Independiente Rivadavia conseguiría el gol, luego que el propio Torassa pierda la pelota en campo propio. Méndez recibe la pared ante la mirada de Domínguez. Arano recibe el caño del volante mendocino quien se mete al área sin problema y juega un centro al ras que pasa Vismara, Nervo, y encuentra la panza, si la panza, de un Pereyra apenas marcado por Echeverría. Marcos nada hizo y la Lepra se ponía en ventaja a diecisiete del final.

En el cierre Huracán empujó y tuvo las más claras, en coordinación con el ingreso y la participación “pivotera” de Agustín Gil Clarotti. Primero el lungo se la bajó a Montenegro, que pateó de forma horripilante dentro del área y a continuación lo hizo con un Ábila que no llegó a estirar la pata mano a mano con Servio. Wanchope también tuvo otra muy importante, cuando tras nuevo rebote de Clarotti amagó a su marcador muy bien y definió muy mal por encima del travesaño. Final y eliminación.

Pasan los partidos, pasan las derrotas y la autocrítica no aparece. Ningún Quemero puede dormir cuando pierde Huracán, eso no es autocrítica.

Admitir errores es intentar corregirlos en la cancha, pero Huracán insiste con modos y esquemas que lo tienen 28 en la tabla de promedios de un torneo de 30 equipos. Reforzar es una obligación con la que el socio ya siente un espíritu de resignación. El equipo no incorpora, se desarma. Jugadores, cuerpo técnico, no nos interesa que demuestren su amor por el Globo cuando este gana y es campeón. Nos interesa que pongan la cara, la actitud y la lógica cuando este está con la soga al cuello. Y ese momento es ahora.




Síntesis

Huracán 0 – 1 Independiente Rivadavia (Mendoza)

Jugado en Instituto (Córdoba)

Huracán: Marcos Díaz; Santiago Echeverría, Martín Nervo, Eduardo Domínguez, Carlos Arano; Lucas Villarruel, Federico Vismara; Patricio Toranzo, Daniel Montenegro; Cristian Espinoza, Ramón Ábila. DT: Néstor Apuzzo.

Independiente Rivadavia (Mendoza): Gaspar Servio; Cristian Podestá, Ariel Agüero, Javier Silva, Lucas Parisi; Franco Dolci, Freddy Coronel, Carlos Rearte, Matías Villarreal; Juan Pablo Pereyra, Diego Nadaya. DT: Pablo Quinteros.


Cambios: 18 2T Mauro Cerutti por Rearte (IR) / 21 2T José Méndez por Nadaya (IR) / 23 2T Agustín Torassa por Toranzo (H) / 31 2T Daniel Imperiale por Pereyra (IR) / 32 2T Agustín Gil Clarotti por Villarruel (H).


Gol: 27 2T Juan Pablo Pereyra (IR)


Árbitro: Héctor Paletta (bien)

Amonestados: Vismara, Toranzo (H) / Nadaya, Podestá (IR)


Figura del partido: Juan Pablo Pereyra (IR)

Figura de Huracán: Federico Vismara