miércoles, 28 de diciembre de 2016

Huracán de números: resumen estadístico del año 2016

Huracán disputó 42 partidos en el año 2016, desde el 2 de febrero (en Buenos Aires ante Caracas FC por la ida de la serie previa de la Copa Libertadores) hasta el 16 de diciembre (por la fecha 14 del torneo 2016/2017 de primera división), marcando un récord en la historia del club cuando en el primer semestre, posteriormente al accidente de Caracas, el Globo debió disputar 23 partidos en 89 días, es decir, un partido cada poco menos de cuatro días, durante tres meses completos, entre torneo local y Copa Libertadores.




De los 42 juegos, 30 correspondieron al torneo local, 10 a la Copa Libertadores y 2 por la Copa Argentina, con 3 entrenadores: Eduardo Domínguez en 32 juegos, Ricardo Caruso Lombardi en 8 y Néstor Apuzzo en 2.

En total, ganó 13 partidos, empató también 13 y perdió 16, lo que significa el 41,27% de rendimiento, con una diferencia muy evidente entre el primer y segundo semestre. Cuando en el primero, el rendimiento fue del 47,44%, en el segundo decayó hasta el 31,25%. Finalizó en el puesto 5 de su zona (9no en la tabla general de los treinta equipos) en el Transición 2016, fue eliminado en octavos de final en la Copa Libertadores, eliminado en 16vos de final de la Copa Argentina, y ocupa el puesto 28 entre 30 equipos en el actual Torneo 2016/2017.

En cuanto al desempeño de los DT, con Eduardo Domínguez se obtuvieron el 45,8% (11 G – 11 E – 10 P), con Ricardo Caruso Lombardi el 20,8% (1 – 2 – 5) y con Néstor Apuzzo 50% (1 – 0 – 1).



De los 13 partidos ganados, en 4 ocasiones lo hizo por 1 a 0; en 3 fue 2 a 0; en 2 ocasiones por 2 a 1 y 4 a 2; y una vez por 3 a 1 y 4 a 3.

De los 16 partidos perdidos, 8 veces cayó por 1 a 0; 3 veces por 2 a 1; en 2 fue 2 a 0; mientras que sólo una ocasión perdió 3 a 1, 3 a 2 y 4 a 2.

Los empates fueron: 1 a 1 en 7 oportunidades y 0 a 0 en 6.


Como local disputó 20 partidos, con 7 victorias, 8 empates y 5 derrotas con 48% de efectividad. Tuvo una racha de 10 juegos sin ganar en esa condición, que se cortó en el último partido del año.

Como visitante disputó 20 partidos, con 5 victorias, 4 empates y 11 derrotas con 32% de efectividad.

Como neutral disputó 2 partidos, con una victoria y un empate, en el que luego perdió por penales.


Si se tienen en cuenta solo los primeros tiempos, de los 42 partidos, ganó 8 veces, perdió 14 y empató 20, con 35% de rendimiento.

Si se tienen en cuenta solo los segundos tiempos, de los 42 partidos, ganó 12 veces, perdió 10 y empató 20, con 44% de rendimiento.



En los 42 partidos, Huracán convirtió 44 goles (1,05 gol por partido), de los cuales 24 fueron como local, 17 en condición de visitante y 3 como neutral; 21 en los primeros tiempos y 23 en los segundos. A su vez recibió 45 (1,07), 21 como local, 22 como visitante y 2 como neutral; 25 en los primeros tiempos y 20 en los segundos.

De los 44 anotados, 30 fueron en el torneo local, 11 por Copa Libertadores y 3 por Copa Argentina.

De los 45 recibidos, 30 fueron en el torneo local, 13 por Copa Libertadores y 2 por Copa Argentina.


En 16 partidos no hizo goles. Hizo 1 gol en 15 juegos; 2 goles en 7 partidos; 3 goles una vez; y 4 goles en 3.

En 13 partidos no recibió goles. Le hicieron 1 gol en 18 partidos; 2 goles en 7 ocasiones, 3 goles 3 veces y 4 goles una vez.



El goleador de Huracán fue Ramón Ábila, que solo en la primera mitad del año, antes de partir, anotó 16 tantos. Mariano González lo siguió con 5, también todos ellos convertidos en el primer semestre; Alejandro Romero Gamarra completó el podio con 4 goles. Luego Cristian Espinoza y Mauro Bogado convirtieron 3; Diego Mendoza, Ignacio Pussetto y Luca Sosa con 2; y Ezequiel Miralles, Daniel Montenegro, Matías Fritzler, Federico Mancinelli, Martín Nervo, David Depetris y Lucas Chacana hicieron uno cada uno.


Del total de los 32 goles convertidos, 32 fueron por jugadas dentro del área rival; 5 de fuera del área, también 5 de cabeza y 2 de penal.

De los 44 goles, 27 llegaron a través de pases o asistencias de compañeros. Cristian Espinoza y Mauro Bogado, fueron con 6 cada uno, quienes más asistencias dieron. Luego Alejandro Romero Gamarra con 5 y Ramón Ábila y Ezequiel Miralles dieron 2; y Montenegro, Fritzler, Briasco, Angulo, Mendoza y Villarruel con 1.


Del total de los 45 goles recibidos, 29 fueron por jugadas dentro del área propia; 7 de cabeza, 5 por remates desde fuera del área y 4 por tiros penales. Huracán convirtió 3 goles en su propia meta en el año: Bogado ante Rafaela, Mancinelli ante San Lorenzo y Nervo ante Lanús, todos en la primera parte del año.

El jugador rival que más goles le anotó a Huracán en el semestre, es el uruguayo Santiago Silva de Sporting Cristal de Perú con 3. Luego Alejandro Guerra, venezolano de Atlético Nacional de Colombia y Gonzalo Ríos de Temperley, con dos cada uno.

De los 45 goles recibidos, 42 los sufrió Marcos Díaz; y 3 Gonzalo Marinelli. Matías Giordano no recibió goles en 151 minutos en cancha.


En este año 2016 también, Huracán estuvo a solo un minuto de sobrepasar la mayor racha sin convertir goles, hecho insólito en su historia. Lo que si instauró, es el récord de mayor cantidad de partidos sin anotar, con SEIS consecutivos, cuando jamás en la historia había superado los cinco. Estos fueron: Peñarol como local, Newells, Atlético Nacional y San Lorenzo en seguidilla como visitante y luego Atlético Nacional y Racing como local. Esta nefasta serie se cortó con el tanto de Cristian Espinoza ante Atlético Nacional en Medellín. En total se acumularon 574 minutos (sin tener en cuenta tiempos adicionados, para obtener una comparación histórica), que no superaron los 575 minutos de 2002 y 2003.


La mayor racha sin recibir goles fue en el primer semestre, entre el segundo gol de Ríos de Temperley a los 30 minutos del primer tiempo, sumando 283 minutos hasta el gol de Luis Rodríguez de Atlético Tucumán a los 43 del primer tiempo. Entre tales partidos, ante Aldosivi y Argentinos Juniors, el Globo no recibió goles.


Si se parte el desarrollo de cada partido en seis cuartos de hora, Huracán anotó más tantos entre los 16 y 30 minutos del primer tiempo, y en los 30 minutos finales de los segundos tiempos: en esos tres períodos anotó 9 goles en cada uno. Un caso curioso: tres veces el Globo anotó goles en el minuto 30 del primer tiempo (siempre como local): Ábila ante Aldosivi; otra vez Ábila ante Sporting Cristal; y Espinoza ante Unión de Santa Fe. En tanto que el período del partido en que más goles recibió fue entre los 16 y 30 minutos de los primeros tiempos: 11 goles.



Extrañamente, Huracán no tuvo penales a favor en el primer semestre, pero si 3 en el segundo. Dos de ellos fueron convertidos por Bogado, y el restante Broun de Colón de Santa Fe se lo detuvo a Javier Iritier. La particularidad es que ambos penales convertidos fueron por Copa Argentina, por lo cual Huracán no ha convertido goles de penal por los 30 partidos de la liga local.

Le sancionaron 6 penales en contra, de los cuales 4 fueron convertidos (Silva de Sp. Cristal, Ardente de San Martín de San Juan, Ibarbo de Atlético Nacional y Licht de Gimnasia de La Plata). En tanto que ambos penales que no han sido convertidos, fueron ejecutados por Ortigoza de San Lorenzo ante Marcos Díaz, siendo uno desviado, y el otro atajado por el golero del Globo.


Utilizó en total a 39 jugadores, que hayan ingresado al campo de juego: Marcos Díaz y Alejandro Romero Gamarra, fueron los que participaron de mayor cantidad de partidos: 40 de los 42 disputados. Luego Mauro Bogado con 37; Federico Mancinelli y Daniel Montenegro con 36, Mariano González 34, Matías Fritzler 33 y Martín Nervo con 31; siendo todos aquellos que superaron el 60% de partidos con presencias. Sólo estuvieron en un partido Gonzalo Marinelli, Leandro Díaz, Matías Juárez y Nicolás Femia.

En este año, sólo 7 jugadores se mantuvieron en cancha más del 60% de los minutos disputados. Son: M. Díaz 3.539 minutos (94%); Mancinelli 3.158 (84%); Bogado 3.019 (80%); Fritzler 2.794 (74%); Nervo 2.786 (74%); Montenegro 2.616 (69%); y Romero Gamarra 2.580 (68%).



Se registraron 9 expulsiones: 3 de Federico Mancinelli; y una de Nervo, Risso, Sosa, González, Bogado y Toranzo.


Se recibieron además 91 tarjetas amarillas (2,2 por partido). Matías Fritzler con 12 el más amonestado. Luego Bogado y Nervo con 8; Ábila y Araujo con 6, y M. Díaz, Mancinelli y San Román con 5. El jugador con más minutos en cancha sin sanciones disciplinarias fue Ignacio Pussetto, en 649 minutos de acción.


Del análisis y opinión de cada partido, elijo una figura del equipo. 8 veces fue Matías Fritzler; 5 ocasiones Marcos Díaz y Ramón Ábila; en 4 Daniel Montenegro y Federico Mancinelli; Alejandro Romero Gamarra en 3; Angulo, San Román y Toranzo 2 veces; y una vez Bogado, Espinoza, M. González, Iritier y Nervo. En una de las jornadas el puesto quedó vacante.


29 fueron los árbitros que tuvo el Globo en el año, 20 nacionales y 9 internacionales (3 de Chile, 2 de Paraguay; y uno de Brasil, Ecuador, México, y Venezuela – o Colombia – Míster Argote). De los internacionales, sólo repitió Patricio Polic de Chile. En tanto de los nacionales, Héctor Paletta con 4, fue quien más nos arbitró. Luego Diego Abal, Jorge Baliño y Fernando Rapallini con 3.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Algo es algo

En el último partido del calendario de 2016, Huracán cortó una racha de ocho juegos sin ganar, extrañamente contra un conjunto, que a su vez llevaba ocho sin perder. Así es, o fue, este Globo versión segundo semestre 2016, del que poco se puede entender. Lucas Chacana fue el autor del gol que entregó los tres puntos, sobre el final del partido, siendo la primera conquista con la casaca quemera.




Síntesis


Viernes 16 de diciembre de 2016

Primera División  - Fecha 14

Jugado en: Estadio Tomás Ducó - Ciudad Autónoma de Buenos Aires


Huracán 1 – 0 Talleres (Córdoba)

Gol:

36 2T 1-0: Lucas Chacana (H), con remate de derecha cruzado y a rastrón, tomando una bola suelta en el área tras un rechazo de Quintana.


Árbitro: Federico Beligoy (aceptable)

Amonestados: Sosa, Nervo, Chacana (H) / Escobar (T)



Huracán: Matías Giordano; Carlos Araujo, Hugo Nervo, Federico Mancinelli, Luca Sosa; Mauro Bogado; Patricio Toranzo, Daniel Montenegro, Javier Iritier, Alejandro Romero Gamarra; Germán Lesman. DT: Néstor Apuzzo.

Talleres (Córdoba): Guido Herrera; Leonardo Godoy, Juan Komar, Carlos Quintana, Ian Escobar; Leonardo Gil, Pablo Guiñazú; Emanuel Reynoso; Sebastián Palacios, Carlos Muñoz, Aldo Araujo. DT: Frank Kudelka.


Cambios: 14 2T Diego Mendoza por Montenegro (H) / 23 2T Mariano González por Toranzo (H) y Nicolás Giménez por Reynoso (T) / 28 2T Victorio Ramis por Araujo (T) / 33 2T Lucas Chacana por Lesman (H) / 37 2T Gonzalo Klusener por Muñoz (T).


Figura del partido: Javier Iritier



Con una formación remendada por ausencias, la versión Apuzzo de este Huracán doloroso de la segunda parte de 2016, enfrentaba su compromiso final previo al “parate”. En zona de descenso, cabía sumar de a tres en casa y de la forma que sea. Y así fue. Porque nuevamente el nivel de juego fue muy bajo, en un partido donde a pesar de esto, el Globo fue el equipo al que se lo notó con mayor dominio en general.

En la primera etapa, los intentos estuvieron. Romero Gamarra con el aporte más que voluntarioso e inteligente de Iritier, trataba de arrimarse a la meta visitante. Recién lo lograría con la suficiente claridad, sobre el final de la etapa, cuando un centro encuentra solo en el segundo palo a Lesman, que de cabeza la tira sorprendentemente afuera.

Durante el segundo tiempo, y ya con algunos cambios, Huracán trató e ser más incisivo, pero las piernas fueron mermando. Y cuando nada lo hacía prever, y el partido se dirigía a un empate en cero, lo que le quedaba cómodo a un rival que poco propuso, pero que alguna chance tibia tuvo, llega la jugada que dio los tres puntos. Tiro libre al área de tres cuartos de cancha desde la izquierda que lanza Iritier, al corazón de la media luna del área, Mancinelli que cabecea alto y sin rumbo, pero la defensa de Talleres solita, al estar mal parados, hicieron el resto. Su cabezazo lo rechaza apurado Quintana, que había quedado retrasado, y lo hace apurado. La pelota queda suelta, justo por donde rumbeaba atento Lucas Chacana, que rápido sin dominar, saca un remate de derecha cruzado y a rastrón, que el golero Herrera no pudo detener. Gol, delirio, ventaja y triunfo. De allí al final, poco más pasó, el rival trató de adelantarse, pero nada pudo hacer.

Buen partido de Iritier, la solidez de Giordano en el arco y el oportunismo que tuvo y viene demostrando en los últimos juegos Chacana, fueron lo único sobresaliente de Huracán, que hizo lo que tenía que hacer, ganar, con las poquitas armas que cuenta.

Como siempre, dejo en esta bitácora quemera, el comentario del amigo Nicolás Ziccardi para Soy Quemero, con las precisiones y su opinión.

¡Viven!
¡Ganó Huracán! El Globo logró por fin vencer en el Palacio Tomás Ducó tras superar por la mínima a Talleres de Córdoba gracias al gol de Lucas Chacana. El equipo fue superior a su rival pero recién logró la ventaja sobre el cierre, cuando más deslucido estaba. Una victoria que llega para cortar la malaria, sumar en lo anímico, y ser utilizada como base para comenzar a construir la salvación.

Última jornada en este semestre deplorable. Huracán saltaba a un maltratado campo de juego con sus urgencias a cuestas, buscando una victoria que le permita volver a sumar y con la enorme cuenta pendiente de gritar triunfo en el Estadio Palacio Ducó. Néstor Apuzzo armaba su último once en este pequeño interinato con un plantel diezmado entre lesiones y sanciones. Matías Giordano como titular custodiado por la conocida defensa, Mauro Bogado junto a Patricio Toranzo en el círculo central y el retorno de Javier Iritier a la titularidad. German Lesman hacía su presentación desde el arranque acompañado arriba por Daniel Montenegro.

Y el Globo tardó muy poco en mostrarse como un equipo lento, con Bogado siendo el primer pase y Patricio Toranzo buscando filtrar alguna pelota al hueco. Tanto Romero Gamarra como Iritier arrancaban muy tirados a las bandas y la conexión con Lesman y Montenegro no aparecía. Aun así Huracán manejaba mejor la pelota que su rival y de a poco iba metiéndolo contra su arco. Talleres se mostraba como un equipo impreciso pero con mucha velocidad para desdoblarse del medio hacía arriba, sobre todo por el sector derecho de su ataque.

Las situaciones de gol claras no llegaban, más allá de algunos anuncios, pero sí el Huracán comenzó a encontrarse con tiros de esquina a los que (ya casi de forma célebre) no lograba sacarle provecho. Una buena combinación de toques dejó a Toranzo con pelota dominada en el vértice derecho del área, sin embargo el Pato definió pésimo en una buena ocasión. Talleres reaccionó con un explosivo contra golpe por derecha que finalizó en un centro bloqueado por Giordano.

Sobre el cierre de la primera mitad el partido era parejo, Huracán tenía la pelota pero no lograba claridad en el área rival. De todas formas tuvo una oportunidad insuperable para anotar, buena secuencia de pases que encuentra a Romero Gamarra como puntero derecho, Kaku engancha para jugar un centro excelente al segundo palo en donde German Lesman cabecea increíblemente desviado. El delantero aparece por detrás de la defensa en soledad pero insólitamente pierde la referencia del arco vacío definiendo fuera. Situación bisagra.

Talleres tuvo la gran chance en pies de Palacios, sin embargo Matías Giordano bloquea bien para mandar al córner lo que en retrospectiva sería la oportunidad más clara de Talleres en la tarde.

En el complemento Huracán pareció ser más incisivo ante un rival ya decididamente replegado en su terreno. El Globo buscaba con más gente pero se imponía el ingreso de algún jugador que pudiera aparecer por las bandas; Néstor Apuzzo dispuso el ingreso de Diego Mendoza en lugar de Montenegro haciendo exactamente lo contrario, concentró en el centro todo el peligro que pudiera generar el equipo. Peligro que por cierto no llegó, sin Montenegro la delantera perdió respiro con la pelota y no había forma de sostenerla allí arriba. Muchos menos cuando salió Toranzo dándole lugar a Mariano González, en otro cambio que pareció perjudicar el rendimiento del Globo.

Huracán se quedaba sin ideas a falta de quince minutos y Apuzzo mandaba a Lucas Chacana por Lesman, ingreso que (al margen del gol que vendría) realmente debió tener lugar antes. El Tucumano sería vital en el desarrollo del juego, ya que a ocho del final abriría el marcador. Iritier la mete el área de tiro libre, Federico Mancinelli peina en el primer palo y Carlos Quintana le gana el anticipo a Mendoza dejando la bola muerta. Lucas Chacana la encuentra en soledad para rematar cruzado con un buen derechazo que se metió contra el palo derecho de Guido Herrera.

Gol, euforia y alivio. Primer grito del ex San Martín con nuestra camiseta, importante por cierto. El cierre tuvo más nervios que peligro para los intereses del Globo, que sin poder tener la pelota se dedicó a tirarla lo más lejos posible de Giordano hasta que el difícilmente presentable Beligoy pitó el final.

Con el triunfo Huracán corta la sequía, se saca la mufa como local y demuestra que con voluntad (y pese al mal fútbol) puede sacar adelante esta situación. Juan Manuel Azconzábal podrá comenzar a construir su equipo sobre esta victoria, entendiendo que quizás un cambio de actitud sea la clave para poder planificar la salvación.

Un triunfo que realmente cambia poco, aunque abre una ventana a la esperanza que realmente los Quemeros necesitábamos. Se nos va otro año de vértigo puro, ojalá este receso sí sea utilizado para afinar al plantel y volver a convertirnos en un equipo competitivo.

Gracias por compartir una año más este espacio, nos reencontramos en un 2017 que promete volver a ser intenso.



viernes, 16 de diciembre de 2016

Que sea el fin del tiempo del fracaso

Último partido del año, y en la peor de la situaciones que se podían vislumbrar. Una pobrísima cantidad de puntos sumados en el semestre, que nos introdujeron sin escalas, casi en mitad del torneo, en la zona de descenso. Claramente un fracaso, que tiene varios dueños, pero que a su vez, esos dueños son los responsables, aún con tiempo por delante, remediarlo.

Y sin definición aún sobre el nuevo DT que trate de encausar el río Huracán, y previo a las elecciones de Asambleístas del domingo, llega el juego ante Talleres, el equipo cordobés recién ascendido y de muy buena campaña, de la mano de un conocido de la casa: Frank Darío Kudelka.

Lugar: Estadio Tomás A. Ducó – Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Condición: Local
Fecha: Viernes 16 de diciembre de 2016
Hora: 19
Árbitro: Federico Beligoy
Rival: Talleres (Córdoba)
Primera División - Fecha 14
Televisa: TV Pública



Variadas fueron las alternativas que dejó el partido ante Banfield, que se convierten en problemas para Néstor Apuzzo, a la hora de armar el once inicial para enfrentar a Talleres. A las lesiones de Barrales y Pussetto que los dejan al margen hasta el año que viene, durante el juego con Banfield se sumaron las de Marcos Díaz, David Depetris y Julio Angulo, complicando el panorama del todo para Apuzzo, teniendo en cuenta además, la expulsión de Fritzler. Ante este panorama, recurre para reemplazarlos a: Matías Giordano en el arco, Patricio Toranzo y Javier Iritier en la mitad de la cancha y como duda, en principio Germán Lesman desde el inicio con delantero central.



Huracán

Marcos Díaz
Carlos Araujo, Hugo Nervo, Federico Mancinelli, Luca Sosa
Patricio Toranzo, Matías Fritzler
Javier Iritier, Daniel Montenegro, Alejandro Romero Gamarra
Germán Lesman

Completan la lista de convocados y serán suplentes (salvo dos que quedarán fuera): Gonzalo Marinelli, Nicolás Romat, Ezequiel Garré, Mario Risso, Martín Sarrafiore, Mariano González, Lucas Chacana Norberto Briasco y Diego Mendoza.


Talleres de Córdoba, con Kudelka como DT, no pierde desde la quinta fecha, y está muy bien posicionado, sobre todo con respecto a su claro objetivo: mantener la categoría. En cuanto a su once inicial, sólo habrá una variante respecto al equipo que empató con Newells, con el ingreso del ex Huracán Carlos Quintana, que vuelve tras una lesión, por Javier Gandolfi, que sale también lesionado.

Sin embargo, se mantiene una duda: de último momento Pablo Guiñazú podría no ingresar desde el arranque, ya que por motivos personales, debió viajar a Brasil con su familia, y llega cerca de la hora del partido.


Talleres (Córdoba)

Guido Herrera
Leonardo Godoy, Juan Komar, Carlos Quintana, Ian Escobar
Leonardo Gil, Pablo Guiñazú
Emanuel Reynoso
Sebastián Palacios, Carlos Muñoz Rojas, Aldo Araujo

Son parte de los concentrados y serán suplentes (salvo dos de ellos que quedarán fuera): Mauricio Caranta, Guillermo Cotugno, Ivo Chaves, Fernando Godoy, Rodrigo Burgos, Nicolás Giménez, Victorio Ramis, Juan Ramírez y Gonzalo Klusener.



Ya son 47 los enfrentamientos en el historial entre Huracán y Talleres, desde 1969 hasta hoy. De ellos, 39 se dieron en primera división y 8 en el ascenso (B Nacional). En total, se registran 16 triunfos, 17 derrotas y 16 empates, con 71 goles a favor y 77 en contra. Con el Globo como local, son 23 los partidos jugados, con 9 victorias, 5 derrotas y 9 empates, con 39 goles marcados y 32 recibidos.

El último juego ante este rival, fue por la fecha 40 del torneo de la B Nacional 2013/2014, el 26 de mayo y fue empate 0 a 0 en Córdoba. Mientras que en primera división, no se enfrentan desde el 13/04/2003, por el Clausura de ese año, , cuando como local, el Globo cayó 2-4 (Garipe y Gigena). La última vez que ganó Huracán en la general, data del 25/11/2013, como local 2 a 0 por la fecha 19 de la B Nacional 2013/2014 (Romero Gamarra y Espinoza); mientras que hay que remontarse al 15/11/1992 por el Apertura de ese año, para encontrar el último partido ganado de Huracán ante Talleres en primera división. Fue 2 a 1 con goles de Quiroz y Cruz, pasando luego 11 partidos en los cuáles el Globo no pudo obtener victoria alguna.



En 16 de diciembre

Jugados: 11
Ganados: 4
Empatados: 5
Perdidos: 2

Último antecedente: 2000 – Local, 2 a 2 con Vélez, por la fecha 19 del Apertura 2000 de Primera División.

Como curiosidad, vale decir que Huracán sólo jugó dos veces en 30 años en 16 de diciembre. La mencionada del año 2000 y en 1989, en una derrota como visitante ante Atlético Rafaela por la B Nacional.



Árbitro

Federico Beligoy

Suma 20 encuentros arbitrando a Huracán, con 8 victorias, 7 derrotas y 5 empates. Ya pasaron 13 años desde el primero de dichos juegos, con una victoria de Huracán como visitante a Defensa y Justicia 2 a 0 en la B Nacional de 2003 (ese día anotaron Carlos Yaqué y Líber Vespa). Lo particular, es que en los últimos 5 años, sólo arbitró 5 partidos, y que de los 20 juegos, 14 fueron en condición de visitante.

El último partido que nos pitó Beligoy, fue por la primera fecha del torneo actual, ante Godoy Cruz en Mendoza, que finalizó con derrota 0-1, el 26 de agosto pasado. El último que fue triunfo del Globo, data del 01/12/2012, como local a Ferro, 1 a 0.


Somos Huracán

Una versión más apagada de Huracán, de la ya amarga que se venía presentando en el ciclo Caruso Lomabrdi, fue la que cayó ante Banfield como visita por la mínima diferencia. A pesar de no tener reacción ni conciencia de juego alguna, el Globo contó con las chances de empatar, en un juego en el que fue dominado en su casi totalidad. Nada ni nadie que destacar, de un equipo que no transmite nada y que cayó en la zona de descenso, por virtudes propias.




Síntesis


Domingo 11 de diciembre de 2016

Primera División  - Fecha 13

Jugado en: Estadio Florencio Sola – Banfield - Provincia de Buenos Aires


Banfield 1 – 0 Huracán

40 1T 1-0: Emanuel Cecchini (B) con remate fuerte, rasante y cruzado desde el borde del área grande, tras un mal rechazo de Fritzler.


Árbitro: Jorge Baliño (bien)

Amonestados: Sarmiento (B) / Fritzler, Bogado (H)

Expulsado: 11 2T Matías Fritzler (H)


Banfield: Hilario Navarro; Gonzlo Bettini, Carlos Matheu, Jorge Rodríguez, Alexis Soto; Eric Remedi, Emanuel Cecchini; Mauricio Sperdutti, Walter Erviti, Nicolás Bertolo; Santiago Silva. DT: Julio Falcioni.

Huracán: Marcos Díaz; Carlos Araujo, Martín Nervo, Federico Mancinelli, Luca Sosa; Mauro Bogado, Matías Fritzler; Julio Angulo, Daniel Montenegro, Alejandro Romero Gamarra; David Depetris. DT: Néstor Apuzzo.


Cambios: 0 2T Matías Giordano por Díaz y Germán Lesman por Depetris (H) / 33 2T Thomas Rodríguez por Sperdutti (B) / 36 2T Lucas Chacana por Angulo (H) / 46 2T Brian Sarmiento por Erviti (B).


Figura del partido: Nicolás Bertolo (B)

Figura de Huracán: No hubo


Huracán una vez más jugó mal. No está demás decirlo y repetirlo. No queda otra. Lo que cambió en este último partido, es que esta vez no tuvo siquiera, los atisbos de reacción que demostró en los segundos tiempos del ciclo de Caruso Lombardi. Si, tuvo oportunidades de empatarlo: un par de mano a mano con el arquero rival, un remate de Romero Gamarra al travesaño y sobre el cierre, una definición de Chacana que Soto salvó de cabeza en la línea, in extremis.

Pero no se notó esta vez, ni la sensación de tratar de sacarse de encima la modorra tuvo el Globo, y lo que pintó para bien en los primeros diez minutos, al toque se hizo añicos. El rival no fue una “máquina” ni mucho menos, pero todo el partido impuso condiciones, con la base de ganar las condiciones del mediocampo. Un Fritzler desconocido y justamente expulsado, perdió siempre con los jóvenes volantes centrales rivales, y Bogado es una sombra de quien era. Bertolo fue imparable para quien lo marcara, y Santiago Silva, con sus viejas mañas, fue un caso sin solución para Nervo y Mancinelli desconocidos.

Una derrota más, y la caída a la zona del descenso es un alerta muy sonoro en la cabeza de todos los quemeros. Los que nos preguntamos, como después de un 2015 tan positivo, se pudo llegar nuevamente a esto. La respuesta es una sola: somos Huracán.

Les dejo el análisis completo y pormenorizado, con la opinión de Nicolás Ziccardi para Soy Quemero:


Caída libre
Huracán jugó mal, volvió a perder y por primera vez en el campeonato toca de lleno los puestos de descenso directo. Banfield justificó su victoria por la mínima con lo realizado en el cierre de la primera mitad, donde pudo anotar algún gol más. El Globo jamás encontró respuestas pese a que pegó un tiro en el travesaño y le sacaron el empate sobre la línea.
Ya sin Ricardo Caruso Lombardi y con un nuevo interinato de Néstor Apuzzo Huracán saltaba al terreno de juego del Florencio Sola con la urgencia de sumar, sabiendo que de lo contrario finalizaría la fecha compartiendo la primera plaza de descenso junto a Sarmiento de Junín.

Sin grandes variantes desde lo posicional se destacaba el regreso de Mauro Bogado y Daniel Montenegro a la titularidad, Julio Angulo también iba desde el arranque y David Depetris volvía a ser la única referencia ofensiva.

Los primeros diez minutos fueron los mejores del Globo en toda la tarde, presionando sobre la salida de Banfield. Así Romero Gamarra robó y Depetris abrió bien el juego con Montenegro antes de meterse en diagonal al área. Rolfi lo deja mano a mano con un gran pase y el delantero se nubla mano a mano ante un Hilario Navarro que desactiva el peligro con cierta tranquilidad. Banfield comenzó a generar fútbol a espaldas de nuestra línea media y conseguía llegar a Marcos atacando por los costados, primero Díaz se la sacó a Bertolo y luego a Silva, en dos oportunidades bastante claras.

Huracán no podía generar peligro más allá de los intentos de Montenegro. Mauro Bogado estaba a contramano de los intereses del equipo y la pelota no circulaba en su zona, Angulo lograba desnivelar en cuenta gotas y Depetris pivoteaba una sí y cinco no. Otra vez el peligro llegó por la presión, cuando el intermitente Romero Gamarra vuelve a recuperar el balón, y tras pared con Montenegro busca el arco con un buen zurdazo que terminó desviado.

Después de esa jugada se apagó Huracán, que comenzó a ser superado con claridad por un Banfield que con poco logró llegarnos en profundidad. El buen momento local culminó con la apertura del marcador, una pelota que Matías Fritzler deja corta en el despeje y servida a posición de Emanuel Cecchini, quien con un impecable derechazo vence la resistencia de Marcos. Enseguida Díaz le tapa bien un tiro a Silva, que termina errando una oportunidad increíble en el rebote. Al descanso en desventaja.

El complemento arrancó con el ingreso de Matías Giordano por el lastimado Díaz y Germán Lesman en lugar de Depetris. Huracán no encontró fútbol ni circulación, pese a que tuvo enseguida el empate con un pase de Kaku  que Lesman deja correr entre sus piernas, Montenegro queda solo dentro del área pero se demora en su afán de acomodarse perdiendo la posibilidad de un remate limpio.

A los diez llegaría un punto de quiebre en el partido, la evitable expulsión de Matías Fritzler. El Polaco, amonestado y segundos después que Baliño le perdonara la vida, vuelve a pegar una patada muy fuerte en una zona segura. Una maniobra que nada tiene que ver con su jerarquía.

Creer o reventar el pasaje más parejo del juego, con expresión de esos minutos del arranque favorables, fueron con Huracán con diez. Bogado quedó como único volante central y su actuación mejoró (Difícilmente podía empeorar), Montenegro corría por todos pero fallaba en la última puntada y Lesman era productivo siempre y cuando la pelota fuera a su posición, cosa que pasó poco.

Banfield bajó intensidad y el Globo dependía de alguna lucidez individual, que no llegaba. Con decir que cada tiro de esquina a favor terminó con la pelota en posesión de Banfield, y prácticamente ocurrió lo mismo con los tiros libres, fuerte reflejo de la poca concentración y empuje que han mostrado estos jugadores.

Giordano salvó con rebote largo un tiro de Sperdutti en la más clara que tuvo Banfield durante el complemento, llegando al último cuarto de hora el Globo conseguiría dos oportunidades imperdibles para empatar. La primera estuvo en la zurda de Alejandro Romero Gamarra, un tiro cargado de rosca que se estrelló en el travesaño. La última fue en tiempo de adición, cuando Hilario Navarro pierde increíblemente la pelota dentro de su área y el ingresado Lucas Chacana aprovecha el balón suelto para shotear a puerta, donde Soto despeja con la cabeza sobre la línea. Buena reacción de Chacana, que dominó y disparó, claro que de haber levantado la cabeza sus oportunidades hubiesen sido mayores. No hay demasiado por reprocharle.

Final y dura derrota, ya que nos deja al menos por una semana en zona de descenso. Huracán lleva ocho partidos sin ganar, solo se impuso una vez en las trece fechas que van de campeonato y solamente logró mantener su arco en cero durante dos oportunidades. El coctel es letal, refuerzos que no rinden, que viven lesionados, referentes con el nivel por el piso y pibes que no tienen oportunidades. Ocurrió lo que se veía venir, una caída libre que ninguna pata del club está logrando revertir.

Puede haber y hubo falencias, errores de gestión y de conducción técnica y táctica. Lo que uno imagina que no puede faltar en una situación como esta es el empuje y compromiso de los jugadores que defienden los intereses del club dentro del campo de juego. Hoy esas ganas de revertir la situación desde la hierba no están, o por lo menos los espectadores no la percibimos.

Cerrar el año en descenso sería un fracaso institucional y deportivo tremendo, imperdonable.